El Mundo Según Kassiopea

Pinta y colorea

Dicen que colorear dibujos ayuda a mejorar la concentración, relaja y en general es bueno para el coco. Hay muchos libros para colorear pensados para adultos, en los que puedes pintar como quieras, el único límite es tu imaginación o tus ganas.

Yo ahora estoy pintando “El jardín secreto”, un libro de Johanna Basford, una ilustradora escocesa que dibuja a mano y se inspira en los bosques y jardines de su entorno. Personalmente los mandalas no me gustan (aunque en este libro sale alguno), por eso busco dibujos más de paisajes y esas cosas. Otra opción es hacer tus propios dibujos y luego pintarlos, pero no nos engañemos: yo dibujo ahora exactamente igual que cuando tenía cinco años, por lo que la opción queda descartada. Siempre he sido una negada para el dibujo y las manualidades en general. Así que prefiero pintar lo que ya está dibujado aunque quede mal, porque total solo lo voy a ver yo.

El caso es que colorear, además de ser bueno para el estrés, entretiene y engancha.



La cabaña del Turmo


¿Recuerdas aquella noche en la cabaña del Turmo?
Las risas que nos hacíamos antes todos juntos
Hoy no queda casi nadie de los de antes
Y los que hay, han cambiado
Han cambiado, sí

Todos los años, cuando llega el 20 de abril es imposible que se acabe el día sin haber tarareado el mítico tema de Celtas Cortos “20 de abril”. El caso es que la famosa cabaña del Turmo, a la que hace referencia el estribillo de la canción, existe y se encuentra en el valle de Estós, en el Pirineo de Huesca.

La cabaña del Turmo es un histórico refugio de pastores construido para que, en la época estival, tengan donde resguardarse mientras se ocupan de los animales que suben a los pastos de montaña. Es centro neurálgico de acontecimientos como la tría de ganado de octubre, abierta al público, o la marcha senderista Monte de Estós.

El año pasado se puso en marcha un proyecto de rehabilitación de la cabaña, que no sé si al final se ha realizado o no, con el fin de activar el turismo de la zona.

La cabaña forma parte de la comunidad de bienes del monte de Estós, que abarca 3.800 hectáreas, situadas entre 1.300 y 3.375 metros de altitud, en uno de los valles con más encanto del Pirineo para los excursionistas y considerado el más representativo de la ganadería extensiva en Benasque. Cada verano acuden a sus pastos comunales 800 vacas con sus terneros, un aprovechamiento milenario que, según los propietarios, es la clave de la variedad paisajística del Parque Natural Posets-Maladeta.





Info sobre la cabaña extraída de Heraldo de Aragón

Las bicicletas, al velódromo

Cada día es el día mundial de algo y hoy le toca a la bicicleta, ese instrumento del demonio. Se celebra con el fin de promover el uso del vehículo en cuestión y el día hace referencia al 19 de abril de 1943, cuando Albert Hofmann, el padre del LSD, hizo un experimento en su laboratorio con él mismo como cobaya. Vamos, que se puso fino el hombre y por lo visto la vuelta a casa en bicicleta fue un “viaje” espectacular.

Que sí, que está muy bien montar en bici. Yo sin ir más lejos, durante mi infancia hice muchísimos kilómetros durante aquellos interminables veranos en el pueblo. Es sano, ecológico, sostenible y todo eso. Y qué chachi-guay queda ir al trabajo o de paseo en bici ¿verdad?

Luego están los aficionados a bicicletear en carretera, esos son los peores. Para que una carretera sea apta para los ciclistas aficionados tiene que ser estrecha, con curvas y sin arcén, para que cueste más adelantarlos. Me gustaría saber por qué tienen esa fijación con las carreteras estrechas, si irían más cómodos y seguros por una vía recta y ancha. Y todos tienen algo en común: no son capaces de seguir una fila, tienen que ir en pelotón. Luego, cuando ocurre algún accidente, la culpa siempre es del conductor del coche que se los ha llevado por delante, por lo visto el hecho de ponerse en medio y entorpecer el tráfico no tiene nada que ver.

Exigen derechos, dicen que las carreteras son de todos. No pagan seguro ni impuestos, pero pretenden tener preferencia de paso. Algunos aún tienen la cara dura de llevar una cámara para grabar a los coches que les adelantan, para denunciar al que no deje el metro y medio de rigor. Y el metro y medio, en una carretera llena de curvas es un poco complicado. Por supuesto que hay que adelantar a los ciclistas despacio y de forma segura, pero si vas en coche y de repente te encuentras otro que viene de frente a ver qué haces, porque es tu pellejo o el del ciclista. No voy a dar respuesta a esta cuestión, porque cada cual tendrá su opinión al respecto. Solo diré que las carreteras son para los vehículos a motor y las bicicletas al velódromo, que es donde tienen que estar.

Si quieres contactar conmigo envíame un email

Si te gusta la historia, pásate por mi otro blog

Me gusta hacer fotos

Ahora leyendo…

Blogs amigos

Suscríbete y recibe las entradas por correo electrónico

Únete a otros 2 suscriptores

Aviso a navegantes

Casi todas las imágenes de este blog han sido tomadas de internet, exclusivamente con fines decorativos y son propiedad de sus respectivos autores. Si ves una foto tuya en algún post y no quieres que esté, avísame y la quitaré.

Estadísticas