El Mundo Según Kassiopea

Eurovisión: no es una maldición, es que damos pena

Ayer se celebró el Festival de Eurovisión 2019, como cada año por estas fechas. Festival que por cierto en el siglo XXI ya huele. Vamos, que si lo suprimieran no pasaría nada.

Ganó el representante de Países Bajos, supongo que merecidamente, aunque personalmente hubo alguna otra canción que me gustó más.

El ganador

Es Duncan Laurence, nacido en los alrededores de Róterdam. Ganó un concurso de talentos a los 16 años y estudió en la escuela holandesa de música Rock Academy. En 2014, llegó a la semifinal de la edición holandesa de La Voz, y se ha ganado la vida dando clases de canto y componiendo para otros artistas. Toca en un grupo, y no tiene reparos en atribuir el optimismo que irradia a su dura etapa escolar ya que, según cuenta, sufrió acoso.


En España no aprendemos

Miki, el nuestro

Quizás si España no tuviera el privilegio, como país fundador, de pasar directamente a la final y se tuviera que ganar la participación en unas semifinales con mucho nivel, los responsables de RTVE se lo currarían un poco más y elegirían algo decente. Porque no nos engañemos, por mucho que digan algunos, la canción La venda es un auténtico truño, más propio de la verbena del pueblo que de un festival internacional. Quedó el 22º de 26.


Madonna: lo peor y lo mejor de la noche

Lo peor porque desafinó lo que no está escrito cantando Like a Prayer, qué destrozo. Y además se ahogaba. Ahora bien, solo por ver a Madonna encima de un escenario ya merece la pena todo el tinglado, las cosas como son.

Madonna presentando su nuevo tema Future

Y ahora a esperar un añito hasta el próximo ridículo internacional.


Encuentran en Londres los posibles restos del «Hombre Elefante»

«The Elephant Man» fue un trágico espectáculo victoriano. Su esqueleto se conservó para investigar sobre su muerte, pero la ubicación de sus otros restos era desconocida hasta ahora.

Un biógrafo de Joseph Merrick, más conocido como «El hombre elefante», cree que se han descubierto los restos del hombre deformado 130 años después de su muerte en un hospital del este de Londres.

Según la BBC , el esqueleto de Merrick se conservó en el Royal London Hospital como un espécimen científico después de su muerte, pero su tejido blando había sido enterrado en otro lugar que no se conocía, al menos hasta ahora.

La vida de Joseph Merrick fue fascinante y trágica, ya que las extremas deformidades físicas que cubrían su cuerpo lo convertían en una curiosidad y en un paria social.

Merrick había nacido como un bebé sano y normal, pero a los cinco años comenzó a experimentar cambios físicos rápidos y espantosos. Entre las deformidades que sufrió estaban los labios hinchados, la piel color ceniza, un bulto gigante en crecimiento en la frente, pies anormalmente grandes y burbujas de carne por todo el cuerpo.

Los agonizantes cambios que Merrick experimentó se vieron agravados por el sufrimiento psicológico y emocional al ser rechazado por su apariencia. Se unió a un «Freak Show» itinerante después de que no pudo encontrar un trabajo normal, y se vio obligado a ganarse la vida en el espectáculo.

Finalmente, conoció al Dr. Frederick Treves, que trabajaba en el Hospital de Londres y pudo examinar de cerca la condición de Merrick.

A Merrick le diagnosticaron una afección cardíaca y sus deformidades aumentaron constantemente en todo su cuerpo. Encontró refugio en el hospital después de que su salud continuara deteriorándose, y vivió de las donaciones que el hospital recibió de simpatizantes.

Vivió sus últimos años pacíficamente al cuidado de los médicos hasta que murió el 11 de abril de 1890, a los 27 años. Los huesos de Merrick ahora se guardan en el Museo y Archivos del Hospital de San Bartolomé.


8.000 personas acuden al Congreso a despedir a Rubalcaba

Ayer fallecía a consecuencia de un ictus Alfredo Pérez Rubalcaba, exvicepresidente del gobierno, exministro y exsecretario general del Partido Socialista.

Por la capilla ardiente, instalada en el Congreso, han pasado cerca de 8.000 personas, entre personalidades, políticos y gente de a pie que le han querido dar su último adiós.

Estos días se están publicando muchas cosas sobre Rubalcaba, sobre todo alabando su trayectoria como político y su calidad como profesor universitario y como persona.

Echo de menos en las publicaciones alguna mención a su faceta «menos buena», que seguro que la tendría. Todos tenemos sombras en nuestras vidas y me hace mucha gracia que cuando alguien se muere siempre era la persona más maravillosa del mundo.

No voy a criticar al señor Rubalcaba, por supuesto. Yo no lo conocía personalmente, por lo tanto no puedo hablar de él como persona. Tampoco ando muy al día en temas políticos, por lo que no tengo capacidad para comentar sus aciertos y sus fallos en este campo.

Pero me ha sabido mal. Porque aún era joven para irse así, tan repentinamente. Así que, sin más, descanse en paz señor Rubalcaba.


Si te gusta la historia, pásate por mi otro blog

Me gusta hacer fotos

Blogs amigos

Suscríbete y recibe las entradas por correo electrónico

Únete a otros 3 suscriptores

Aviso a navegantes

Casi todas las imágenes de este blog han sido tomadas de internet, exclusivamente con fines decorativos y son propiedad de sus respectivos autores. Si ves una foto tuya en algún post y no quieres que esté, avísame y la quitaré.

Estadísticas