El Mundo Según Kassiopea

La Dama de la Nieve

En algunos pueblos del Dniéper existía la creencia de las andanzas de Sgroya, una hermosa mujer con extraños poderes. Aunque podía adoptar apariencias diferentes, solían describirla como una joven alta y llamativa. El calificativo “de la nieve” no aludía a su palidez ya que algo no común entre los eslavos, tenía la piel morena y el cabello oscuro y rizado, que realzaban la expresión de sus bellos ojos. Se debía a otras cualidades: aparecía en las frías rutas de caminantes y jinetes para ofrecerles sus amores. Esa casi siempre irresistible invitación, de ser aceptada, resultaba fatal para el incauto, que seguramente terminaba muerto o mutilado.

Según la leyenda, para alcanzar sus propósitos Sgroya se valía de todos los recursos de seducción que una mujer puede tener. Al principio, era sensual y dulce, y capaz de proporcionar infinitos placeres eróticos. Una vez despertado el irrefrenable deseo de sus víctimas y privadas estas de su voluntad, ella se volvía gélida, paralizándoles el corazón. Eventualmente, su cuerpo helado y convertido en filosa arma, mutilaba a su amante sin piedad. En ocasiones, no provocaba daño físico alguno sino que se limitaba a enamorar perdidamente y luego abandonar al infeliz hombre, para hacerlo enloquecer.

Algunos la suponen una deidad femenina dedicada a castigar la conducta de los hombres infieles, otros ven en ella el espíritu de alguna mujer ofendida por el mal proceder de su compañero.


El pueblo más frío del mundo

Todos los inviernos viene alguna ola de frío siberiano que dura un par de días, los suficientes para odiar el invierno. Pero existe un lugar donde viven con la ola siberiana encima, permanentemente. En Oymyakon, Siberia, la temperatura media durante el invierno es de -46ºC.

Oymyakon está ubicado en el corazón de Siberia, y no es un lugar para ir a hacer turismo. A la temperatura extrema hay que sumarle una serie de cosas que hacen incomprensible que haya personas viviendo ahí.

Por ejemplo, tus pestañas se congelan. Tu saliva se convierte en carámbanos en tu boca. Tienes que conducir tu coche las 24 horas del día o la batería se agotará. Es casi imposible excavar en el suelo, por lo que tampoco tiene plomería. Si alguna vez tienes que cavar un hoyo en el suelo, por ejemplo, para realizar un funeral, primero debes encender una hoguera gigante para ablandar las primeras pulgadas de tierra, desenterrarla, luego encender otra, y así sucesivamente.

Como si la temperatura no fuera suficiente, la luz solar estacional también es extrema. La población recibe solo unas tres horas de sol al día durante el invierno y 21 en el verano. Honestamente, no sé que es peor.

La ciudad tiene una población de alrededor de 500 habitantes, y se han adaptado a su entorno de formas bastante inusuales. Por un lado, está la dieta. No hay verduras frescas en Oymyakon porque no puedes cultivar nada. Casi todas las comidas consisten en solo carne, y muchas veces, la carne está cruda y congelada. Los cubos congelados de caballo o sangre de reno se consideran un manjar, como lo es la estroganina, un tipo de pescado congelado cortado en lonchas largas y delgadas. Pero eso es solo para un día especial: las cenas diarias consisten en estofado de carne.

Aunque Oymyakon fue originariamente una estación de paso para los pastores de renos nómadas, la región creció en notoriedad a mediados del siglo XX cuando formó parte del “Anillo de la muerte de Stalin”. Y es que si vas a ser un dictador totalitario, es útil tener una región en tu país que pueda matarte en menos de un minuto. Bajo el régimen de Stalin, los disidentes políticos eran exiliados a esta zona (los que tenían la suerte de no ser fusilados antes). Debió ser bastante terrible.


Visto aquí


Esto nos deparará la ciencia en 2019

El 2019 podría ser el año que inaugure una nueva etapa de la exploración espacial, que explore los límites de la edición genética, que plantee nuevos debates sobre bioseguridad y que, además, marque un antes y un después en la lucha contra el cambio climático. Estas son tan solo algunas de las previsiones sobre las que se especulan sobre los siguientes 365 días que nos esperan para el año nuevo.

China tiene previsto lanzar una nueva misión a la Luna para recoger muestras del suelo lunar. Este proyecto, conocido como Chang’e 5, podría convertirse en el paso previo a una nueva misión tripulada al satélite terrestre, que fue pisado por última vez en el año 1976. Iniciativas privadas como el Google Lunar X Prize, una competición espacial patrocinada por el gigante de internet, también podría alcanzar la luna durante el año que viene.


El 2019 también podría convertirse en el año en que despegue del turismo espacial. SpaceX, empresa del multimillonario Elon Musk, ha planeado para estas fechas su primer paseo alrededor de la Luna, de aproximadamente una semana de duración. La empresa también prevé lanzar su próxima generación de naves espaciales reutilizables conocidas como Dragon 2 para que, en un futuro, estas puedan ser utilizadas para el trasporte de astronautas hacia la Estación Espacial Internacional en colaboración con la NASA.

Después de un 2018 marcado por la polémica de la edición genética, la revista científica Nature plantea que el debate sobre los límites de esta disciplina continúe durante el año que viene. Será entonces cuando los expertos intenten crear un marco de trabajo para regular las futuras prácticas relacionadas con la modificación genética en humanos.

Mientras tanto, la Organización Mundial de la Salud (OMS) también tiene previsto publicar una actualización del Manual de Bioseguridad en el Laboratorio en el que se planteen prácticas más flexibles y efectivas para controlar patógenos como el ébola.

El 2019 también será el año del Experimento de Perturbación Controlada Estratosférica (SCoPEx), una práctica pionera planteada para hacer frente al cambio climático con técnicas de geoingeniería solar. Los científicos responsables de este proyecto plantean rociar partículas de tiza en la estratosfera para que, en un futuro, estas puedan contribuir a enfriar el planeta. La iniciativa, no exenta de polémica, podría despegar tras la aprobación de un comité asesor independiente.

La revista Nature apunta a algunos de los proyectos científicos que podrían protagonizar el 2019Estados Unidos, Reino Unido y Europa emprenderán diferentes expediciones científicas en la Antártida para comprender las profundidades del helado subsuelo. Canadá lanzará el primer centro académico dedicado a la investigación del recién legalizado cannabis para conocer más acerca de las propiedades de esta planta. China inaugurará el radiotelescopio más grande y sofisticado del mundo (FAST) que podría contribuir a seguir desentrañando los secretos del universo.  Japón podría convertirse en el hogar del nuevo Gran Colisionador de Hadrones (LHC), un proyecto a gran escala que hace tan solo seis años llevó al descubrimiento del bosón de Higgs, también conocido como la partícula de Dios.

Los descubrimientos que se realicen en estos proyectos, además, podrían presentarse a través de un nuevo modelo de publicación de acceso libre que plantean algunas de las revistas científicas para el año que viene. La idea que se plantea a través del conocido como ‘Plan S’ es consolidar la presencia de repositorios web gratuitos en los que se garantice el acceso a la información científica para todos los ciudadanos.


Visto en El Periódico


Si te gusta la historia, pásate por mi otro blog

Me gusta hacer fotos

Ahora leyendo…

Blogs amigos

Suscríbete y recibe las entradas por correo electrónico

Únete a otros 3 suscriptores

Aviso a navegantes

Casi todas las imágenes de este blog han sido tomadas de internet, exclusivamente con fines decorativos y son propiedad de sus respectivos autores. Si ves una foto tuya en algún post y no quieres que esté, avísame y la quitaré.

Estadísticas