Adicciones extrañas: Adicta a comer desodorante


Nicole, de 19 años, de la ciudad de Nueva York, no puede resistirse a comer barras de desodorante, dice que le encanta la forma en que se derrite en su boca. Comenzó con su adicción primero con unos mordiscos a los desodorantes de sus padres, hasta llegar a comer 15 barras completas al mes.

Hace dos años, en que su adicción se volvió más fuerte. Además su extraño hábito le deja la boca, como es de esperar, “muy seca“.
“Mi cerebro me dice que tengo que comer más y más desodorantes”, declaró Nicole. “He intentado dejar de hacerlo, pero las veces que lo intenté me enfermé y sufrí fuerte dolores de cabeza”, explicó.
Tan grave es su adicción, que cuando no consigue ningún desodorante en barra, se aplica en la boca alguno en aerosol.


1 comentario en “Adicciones extrañas: Adicta a comer desodorante”

Despáchate a gusto. Estás en tu casa