Jade Sylvester se llama la individua y empezó a comerse el papel de váter cuando estaba embarazada de su segundo hijo, como un antojo.
Pero ya hace 15 meses que dio a luz y sigue con el antojo, hasta el punto de que se zampa un rollo diario.
Ella misma explica: “Me gusta la sensación de la textura en mi boca, más que el gusto. Me gusta la sequedad. Mi familia me dice que no es muy bueno para mí pero no puedo evitarlo. Pensé que los antojos se detendrían después de dar a luz, pero no es así”.
Hay cerebros que no hay por donde cogerlos.

http://www.planetacurioso.com/2014/12/10/mujer-adicta-a-comer-papel-higienico/

Una respuesta a Adicta a comer papel higiénico

Despáchate a gusto. Estás en tu casa

Suscríbete y recibe las entradas por correo electrónico

Únete a 1 suscriptor

Estadísticas