8 comentarios en “Albornoz para vivos”

  1. tal vez sea una retorcida estrategia de marquetin para que uno se quede pensando y no olvide el aviso; o puede que su menor precio se deba a que perteneció a un difunto y que el albornoz parezca tener vida propia al cambiar inesperadamente de lugar sin que nadie lo toque… saludos.

    Responder
  2. Igual es que los de los vampiros son diferentes, jajajaja

    (No hagas caso, es que hace unas horas me he pasado un buen rato leyendo tonterías sobre vampiros de cine y se me ocurrió que ellos a lo mejor también necesitan alguno, jaja)

    Biquiños!

    Responder

Despáchate a gusto. Estás en tu casa