ANACONDA

Miembro de la familia de la boa y originaria de América del Sur, la anaconda verde o común es la serpiente más grande del mundo. Su prima la pitón reticulada puede alcanzar una longitud ligeramente mayor, pero en grosor la anaconda prácticamente la dobla.

Una anaconda puede llegar a medir más de 9 metros y pesar casi 250 kilos. Las hembras son significativamente más grandes que los machos. Existen otras especies de anaconda, todas originarias de Sudamérica y todas más pequeñas que la anaconda verde.

Las anacondas viven en pantanos, marismas y arroyos de lento movimiento, principalmente en las selvas tropicales del Amazonas y en las cuencas del Orinoco. Se sienten incómodas en tierra, pero son sigilosas y elegantes en el agua. Sus ojos y las aberturas nasales están en la parte superior de sus cabezas, lo que les permite sentarse a esperar a la presa mientras permanecen casi completamente sumergidas.

Alcanzan su monumental tamaño con una dieta a base de jabalíes, ciervos, aves, tortugas, caimanes e incluso jaguares. Las anacondas son constrictoras; se enroscan a sus presas apretando hasta que el animal se asfixia. Desencajan su mandíbula, lo que les permite engullir presas de gran tamaño. Después de una gran comida pueden pasar semanas o incluso meses sin comer.

Las hembras conservan los huevos en su interior y dan a luz a 2 ó 3 docenas de crías, que al nacer miden unos 60 centímetros, y casi inmediatamente son capaces de nadar y cazar.

La vida de las anacondas dura unos 10 años.





(Fuente: National Geographic)

3 comentarios en “ANACONDA”

  1. Son unos animales fascinantes! Precisamente este finde vi un reportaje en el canal National Geographic que hablaba sobre ellas. Salieron unas imágenes de como comían, incluso como una intentó zamparse a un señor por la cabeza, la mataron antes de que acabara…
    También hicieron un estudio de cuanto podían apretar con sus músculos, llegaron a la conclusión de que, si se te enrosca una, es como si te pusieran un trailer encima del pecho. Impresionante!

Despáchate a gusto. Estás en tu casa