Dimite el ministro de la Inquisición

Quién me iba a decir que estos peperos me iban a alegrar el día. Por fin he recuperado la soberanía sobre mi útero y además el carca-fascista-meapilas-cavernícola de Gallardón ha dimitido. Y que dimita un pepero es más difícil que matar un burro a pellizcos. Cuánto miedito debe haber en el cortijo peperil.
El caso es que el infame Gallardón se larga y sólo podrá mandar en los bajos de su mujer, si ésta le deja, claro. Rouquito Varela debe estar contento…


Despáchate a gusto. Estás en tu casa

Si quieres contactar conmigo envíame un email
Si te gusta la historia, pásate por mi otro blog
Me gusta hacer fotos
Ahora leyendo…
Blogs amigos
Suscríbete y recibe las entradas por correo electrónico

Únete a otros 2 suscriptores

Aviso a navegantes

Casi todas las imágenes de este blog han sido tomadas de internet, exclusivamente con fines decorativos y son propiedad de sus respectivos autores. Si ves una foto tuya en algún post y no quieres que esté, avísame y la quitaré.

Estadísticas