Durmiendo con mi mascota

Unos duermen con peluches y otros con el animalito que tienen por mascota, como es el caso de este chavalín de 13 años que por la pinta parece medio chino. La serpiente mide 4 metros y pesa casi 100 kg y ha sido cuidada por el niño desde que era un huevo.
Dice el padre de la criatura (del niño, no de la serpiente) que el animalito no es venenoso (la serpiente, no el niño), es suave y muy dócil. Y que nunca se ha comido a un humano.


5 comentarios en “Durmiendo con mi mascota”

  1. se nota que la serpiente está gorda. creo que la familia toma la precaución de alimentarla hasta casi reventar para que no se almuerce al niño.
    pero ni así dejo a nadie dormir con semejante peligro al costado.
    saludos.

Despáchate a gusto. Estás en tu casa