El enviado de Dios


En el manicomio, un loco gritaba:

-¡Yo soy el enviado de Dios!

Se le acerca otro loco y le dice:

-No, ¡Yo soy el enviado de Dios!

Y así, los dos locos discuten. Entonces, se acerca un tercer loco, y les pregunta:

-¿Qué pasa aquí?

Y el primer loco dice:

-¡Yo soy el enviado de Dios!

Y el segundo dice:

-No, ¡Yo soy el enviado de Dios!

Entonces, el tercer loco dice:

-Un momentito… ¡Yo no he enviado a nadie!


4 respuestas a El enviado de Dios

Despáchate a gusto. Estás en tu casa

Si te gusta la historia, pásate por mi otro blog
Me gusta hacer fotos
Blogs amigos
Suscríbete y recibe las entradas por correo electrónico

Únete a otros 3 suscriptores

Aviso a navegantes

Casi todas las imágenes de este blog han sido tomadas de internet, exclusivamente con fines decorativos y son propiedad de sus respectivos autores. Si ves una foto tuya en algún post y no quieres que esté, avísame y la quitaré.

Estadísticas