EL PAÍS DE LA ETERNA PRIMAVERA (2)

Como el primer día que pasamos en Guatemala era viernes, venía el fin de semana que teníamos libre, así que en vez de quedarnos en Quetzaltenango decidimos ir a hacer turismo. Uno de los lugares que nos recomendaron fue Antigua y allí decidimos ir; la otra opción eran las ruinas mayas de Tikal pero quedaban bastante más lejos, y aunque según yo hubiese sido mejor ir ahí me conformé y me quedé con las ganas de ver las ruinas. La noche anterior para regresar al hotel que estaba un poco apartado cogimos un taxi. En Guatemala la mayoría de los taxis son piratas, suelen ser coches particulares sin ningún tipo de licencia y por supuesto sin taxímetro. Hay que negociar con el taxista el precio. Ya que teníamos ese a mano, le propusimos que nos recogiese al día siguiente a primera hora para llevarnos a Antigua. Pactamos ya en ese momento el precio y el hombre nos recogió en el hotel a la hora fijada. De camino a Antigua le pedimos parar durante una hora en un pueblo que nos habían dicho que había un mercado enorme que nos iba a gustar. El pueblo en cuestión se llama Chichicastenango, «Chichi» le dicen allí, y nosotras pensando «anda que bonito nombre para un pueblo». Chichicastenango es como una aldea con muy pocas casas y esta iglesia: Eso sí, tal y como nos habían dicho el mercado era enorme, y allí nos hinchamos a comprar. En este mercado me inicié en el arte del regateo, es costumbre también en este país regatear los precios. Y así entre tenderete y tenderete de repente escucho una música rara y al darme la vuelta me encuentro con esto. Estos señores estaban haciendo una procesión, no me llegué a enterar qué celebraban ni a qué santo paseaban. Fijaos en el tipo que sale a la izquierda del todo en segundo plano con la chaqueta clara. Era el taxista que nos llevaba; quedaos con su cara que con éste tuvimos la anécdota más surrealista de todo el viaje. Llegamos por fin a Antigua y cuando íbamos a pagarle al taxista lo acordado, nos pedía más dinero, pero casi el doble. Empezamos a discutir y a negociar con él y el tipo no atendía a razones; entonces nos dijo que si no le pagábamos lo que pedía nos denunciaba a la policía. Como es un país bastante corrupto, en el que los sobornos están a la orden del día y nosotras éramos extranjeras y estábamos muy lejos de casa, decidimos voluntariamente ir a la comisaría más cercana, al menos que se nos viera voluntad de arreglar el asunto. Fuimos a la comisaría todos y al llegar allí y explicar el caso, nos dijo el comisario (muy amable por cierto), que él mismo iba a hacer de juez (yo flipando); nos hizo pasar dentro y una vez oídos todos los argumentos empezó a dictar sentencia con un discurso: «estamos aquí reunidos todas las partes con buena voluntad…» A mi me daba la risa, porque aquello era para verlo, y me tenía que girar para que el poli no me viera reírme. Al final fue el policía el que fijó el precio del viaje, fue un término medio; todos estuvimos de acuerdo, y más el taxista porque a él le pidieron la documentación y resultó que tenía antecedentes por robo con violencia. Todo un personaje. Una vez solucionado el entuerto, al salir de la comisaría se nos acercó un señor preguntando si necesitábamos un guía o algo así (se nos notaba un poco la pinta de guiris). No queríamos un guía, pero le preguntamos si nos podía recomendar algún alojamiento que no fuera muy caro y que estuviera decente. Después de enseñarle un billetito (porque los guatemaltecos son encantadores, pero no mueven un dedo si no les enseñas pasta), nos acompañó a un hotel. Este era el hotel. El sitio era sencillo, sin lujos pero bonito, tranquilo y agradable, y estaba muy limpio. Dormí por 70 quetzales, es decir 7 euros. A ver aquí dónde duermes por ese precio. Pasamos el resto del día dando una vuelta por ahí y al anochecer en una gran plaza que hay estaban celebrando alguna fiesta local y había un grupo tocando. En la misma plaza estaba este edificio que es la catedral, muy bonito iluminado, pero con mi cámara y lo poco que sé de fotografía no conseguí otra foto mejor que esta. Y para finalizar el día entramos en un bar a tomar una cervecita. El bar era guapísimo, estaba todo decorado al estilo árabe, y además muy bien hecho todo. Era como si de repente cambiaras de país y de cultura. Había varias mesas con cachimbas. La cerveza que más se bebe en Guatemala es de la marca «Gallo». Su sabor es casi idéntico a la Estrella que bebemos aquí, así que me tomé dos que me supieron a gloria. Continuará…

6 respuestas a EL PAÍS DE LA ETERNA PRIMAVERA (2)

  • He flipao con el pueblo Chichi, jejej! Qué gracioso nombre! Y los que viven allí cómo se llaman? Chichis?

    Y lo del taxista… mare del amor hermoso! Las cosas como son, el poli-juez fue justo. 🙂

    A mí me pasa igual con las fotos nocturnas, pero es que mi cámara tampoco da pa más…

    Besico!

  • Yo ese día me lo pasé en grande. Lo del poli-juez era pa verlo, fuimos a la comisaría con el taxista porque nos temíamos que si iba él sólo podría sobornar al policía.

    No sé como se llaman los de ese pueblo jajaja pero tela con el nombre.

  • Pueblo Chichi?
    Ojú…..

  • jajaja vaya historia… quedé como con la continuación de la telenovela (también muy propia de mi latinoamérica)

    Espero que no te lleves muchas malas imágenes de estos pueblos hermanitos todos hijos de la madre España, jajaja… y si decides venir a Colombia, me encantaría ser tu guía turístico, y eso sí, te prometo no cobrar un centavo de euro más…

    Un abrazote!

  • Para nada me llevé mala imagen, Arturo. Fue todo muy positivo. Es un país muy diferente al mío y conocer su cultura fue toda una experiencia.

  • Hola Kassio.

    Vaya cosa. Es lo único malo de nuestros países, los vividores (aprovechados).

    Es que la precariedad es evidente y muy global. Y esta gente se la busca pidiendo, sobre todo a los turístas blancos como tú, jejeje, pero nada… Aún así no dejan de ser buena gente, aunque siempre existen los «vividores y ladrones» que quieren aprovecharse de los demás.

    Saludines compi y suerte!.

Despáchate a gusto. Estás en tu casa

Si te gusta la historia, pásate por mi otro blog
Me gusta hacer fotos
Blogs amigos
Suscríbete y recibe las entradas por correo electrónico

Únete a otros 3 suscriptores

Aviso a navegantes

Casi todas las imágenes de este blog han sido tomadas de internet, exclusivamente con fines decorativos y son propiedad de sus respectivos autores. Si ves una foto tuya en algún post y no quieres que esté, avísame y la quitaré.

Estadísticas