El ruido

No hay nada más molesto que intentar concentrarse en algo -lo que sea- y estar constantemente escuchando ruidos procedentes de la habitación de al lado. ¿Es que no había otro momento para ponerse a trastear?
Además, parece que estén esperando expresamente ese momento en que coges un libro o te pones a escribir algo, para empezar a mover cachivaches y a ordenar -o desordenar, vete tú a saber- esa habitación que lleva décadas manga por hombro.
Es como la vecina tocahuevos que pone la lavadora a las 12 de la noche porque se cree que va a pagar menos luz. ¿En serio cree la muy lerda que su compañía eléctrica va a sacrificar ingresos porque ella encienda la lavadora de madrugada?
Hay que ver cuánto le gusta a la gente hacer ruido, con lo bien que sienta el silencio.


3 respuestas a El ruido

Despáchate a gusto. Estás en tu casa

Si quieres contactar conmigo envíame un email
Si te gusta la historia, pásate por mi otro blog
Me gusta hacer fotos
Ahora leyendo…
Blogs amigos
Suscríbete y recibe las entradas por correo electrónico

Únete a otros 3 suscriptores

Aviso a navegantes

Casi todas las imágenes de este blog han sido tomadas de internet, exclusivamente con fines decorativos y son propiedad de sus respectivos autores. Si ves una foto tuya en algún post y no quieres que esté, avísame y la quitaré.

Estadísticas