En la actualidad, todo el día conectados a internet, teniendo toda la información del mundo mundial a un click, seríamos capaces de asesinar a quien nos cuente quién muere en el próximo capítulo de The Walking Dead, y maldecimos sin descanso al desalmado que nos contó la boda roja antes de que pasara, por poner algunos ejemplos. Pero hace 30 años no navegábamos por internet y para mantenernos informados sólo teníamos las revistas del kiosco. Además, por alguna extraña razón nadie protestaba cuando nos destripaban nuestras series favoritas. Todo lo contrario, se generaba una expectación que nos hacía desear con ansia que llegase el día de ver el capítulo, que ya sabíamos cómo acababa.
En la revista Supertele eran expertos en eso de destripar series con una semana de antelación:

Portada de 1982 de Supertele


2 respuestas a Esto sí que eran spoilers

Despáchate a gusto. Estás en tu casa

Suscríbete y recibe las entradas por correo electrónico

Únete a 1 suscriptor

Estadísticas