FARAÓN COMPLEX

Mucho antes que los griegos, supuestos padres de la medicina, los egipcios ya tenían amplios conocimientos de farmacia.

En una tumba hallada en 2001 en las cercanías de Saqqara (a 30 kilómetros de El Cairo), los arqueólogos encontraron unos 30 instrumentos quirúrgicos de bronce con más de 4.000 años de antigüedad. Las herramientas pertenecían a Skar, médico de uno de los faraones de la V Dinastía.

CUANDO EL REMEDIO ES PEOR QUE LA ENFERMEDAD

Los científicos han probado que muchos de los medicamentos utilizados tenían efectos curativos, pero otros eran, francamente, espeluznantes. Como mínimo. (A partir de la migraña, se pone interesante el tema).

Laxantes: Los egipcios eran muy aficionados a ellos; por ejemplo, al aceite de castor y al colocinto (manzana amarga). Y para lubricar, el aceite de mirobálano.

Antiácido: Para la indigestión prescribían un compuesto de caliza en polvo (carbonato cálcico). Actualmente tomamos carbonato de magnesio.

Diarrea: Los médicos dispensaban algo que absorbiera el agua y las toxinas del intestino, como el caolín y el extracto de algarroba pulverizado. O una planta que contuviese hioscina, un alcaloide que relaja los músculos y reduce el movimiento intestinal.flatulencia. El comino y el cilantro, ambos eficaces antiespasmódicos, eran mano de santo en estos casos. El mismo tratamiento se usaba para calambres intestinales.

Hemorroides: En estos casos, e indudablemente acuciados por los dolores de sus pacientes, se les recomendaba un supositorio… aderezado con cannabis.

Parásitos: El más común de los tratamientos era extracto de granada, que contiene peletierina, un poderoso antihelmíntico que se ha usado hasta hace 50 años para librarse de la tenia. El antimonio era eficaz contra los trematodos.

Dolores músculo-esqueléticos: El extracto de mostaza, junípero, trementina e incienso estimula el flujo sanguíneo, aporta calor y ayuda en la respuesta inmunitaria.

Dolor de espalda: Los médicos egipcios recomendaban azafrán para el dolor de espalda, y tanto Crocus sativa, la fuente del azafrán, como el azafrán romí –o cártamo, Carthamus tinctorius­­– (falso azafrán) se usan habitualmente en la medicina tradicional con este cometido. Para otros dolores recomiendan mascar semillas de apio, un vegetal que hoy se investiga por sus propiedades antirreumáticas.

Migraña: Aquí es cuando comienza el capítulo extraño. Para los dolores fuertes de cabeza, el tratamiento recomendado era ponerse un pez muerto en la cabeza. Aún no se sabe qué pez era, ni durante cuánto tiempo había que dejarlo allí.

Calvicie: Para evitar la caída capilar, se recomendaba una terapia de choque: púas de erizo. Bueno, más bien era una terapia de pinche.

Test de embarazo: La mujer debía introducirse una cebolla cruda en la vagina. Si a los dos días el olor llegaba a la nariz, el resultado era positivo. Para llorar.

Impotencia: Aquí, más que la disfunción eréctil, se trataba la esperanza: los egipcios mezclaban 39 ingredientes activos, ninguno de los cuales podría haber tenido el menor efecto.

Anticonceptivo: Por extraño que parezca, el excremento de cocodrilo administrado vía vaginal podría ser espermicida, debido a su acidez.

Plegaria: Cuando todo fallaba, se encomendaban a los dioses.

Fuente: Quo

Una respuesta a FARAÓN COMPLEX

Despáchate a gusto. Estás en tu casa

Si quieres contactar conmigo envíame un email
Si te gusta la historia, pásate por mi otro blog
Me gusta hacer fotos
Ahora leyendo…
Blogs amigos
Suscríbete y recibe las entradas por correo electrónico

Únete a otros 3 suscriptores

Aviso a navegantes

Casi todas las imágenes de este blog han sido tomadas de internet, exclusivamente con fines decorativos y son propiedad de sus respectivos autores. Si ves una foto tuya en algún post y no quieres que esté, avísame y la quitaré.

Estadísticas