HERCÓLUBUS: ¿SE ACERCA EL FIN DEL MUNDO?

Siguiendo una sugerencia que me dejaron en un post hace unos días, he estado indagando sobre las historias de Hercólubus. No conocía el tema y me ha sorprendido la gran cantidad de información que circula por internet sobre esto.

¿Qué es Hercólubus?

Pues hay respuestas contradictorias; en algunas webs afirman que «es un planeta de un sistema solar que se acerca a la Tierra y desatará un terrible Apocalipsis sobre nosotros». En cambio, otros sitios como Wikipedia, dicen que se trata de «un planeta ficticio» de un «supuesto» sistema solar llamado Tylo, que ocupa un lugar importante en las creencias de distintos grupos New Age.

Entonces, ¿nos encontramos ante una amenaza real, o ante un grupo de frikis sectarios?

Vayamos por partes; Hercólubus es un planeta gigantesco (unas 6 veces mayor que Júpiter) que pertenece a un sistema solar llamado Tylo. Este enorme planeta se está acercando a la Tierra a gran velocidad, pero no impactará, sino que nos cambiará los ejes de sitio, lo que provocará los cataclismos.

Hay quien dice que esto está presagiado en el libro del Apocalipsis, donde se menciona un astro caído del cielo.

También hay quien afirma que estos acontecimientos aparecen en las profecías mayas, que anuncian que tendremos movida en el 2.012.

Incluso algunos lo relacionan con una profecía del famoso timador adivino Nostradamus.

Como curiosidad, afirman que el megaplaneta es invisible, por eso nadie lo ve… ¡pero es rojo! (me lo expliquen).

¿Y de dónde salió todo esto?

Pues de un tal V.M Rabolú (Venerable Maestro Rabolú), que cuando le dio el ataque de iluminación escribió un libro sin ánimo de lucro titulado «Hercólubus o Planeta Rojo», para ponernos sobre aviso de lo que se nos avecina.

Rabolú era un campesino colombiano, que tuvo un encuentro con un extraterrestre que le contó lo de Hercólubus, y este extraterrestre a su vez era una reencarnación de un faraón egipcio.

¿Y qué opinan los astrónomos?

Obviando el hecho de que no se puede saber el color de algo que no se ha visto, el planeta en sí tiene fallos: afirman que está compuesto de material metálico, pero un planeta de esas dimensiones debe ser un planeta gaseoso, según las leyes físicas que rigen la formación de planetas. Un planeta metálico de ese tamaño, colapsaría debido a su propia gravedad.

Y lo más evidente, un objeto de tales dimensiones y que se acerca a la Tierra a tal velocidad, sería fácilmente detectable, si no visible a simple vista.

Y tú, ¿qué opinas?

Despáchate a gusto. Estás en tu casa