La homeopatía es un tipo de medicina alternativa creada hace 200 años por Samuel Hahneman. Se basa en dos principios, el primero de ellos afirma que una sustancia que provoca los mismos síntomas en el cuerpo que una enfermedad posee propiedades curativas de la misma. El segundo afirma que un principio activo es más eficaz cuanto más diluido esté en agua. Evidentemente estos fundamentos están muy alejados del método científico, por lo que la homeopatía está catalogada como una pseudociencia.
Vaya por delante que yo no creo en la homeopatía y nunca he usado ningún producto homeopático. Ante un problema de salud, me da más confianza la medicina convencional. Pero me llama mucho la atención la cruzada iniciada hace ya tiempo contra la homeopatía.
Existen unos cuantos blogs dedicados a la divulgación científica, cuyos autores tienen de científicos lo mismo que yo, o sea nada, los cuales hace algún tiempo parece que se pusieran de acuerdo para atacar despiadadamente a la homeopatía. Como resultado empezaron a aparecer por los blogs artículos en contra de esta pseudociencia, uno detrás de otro. Es curioso, pseudocientíficos atacando a una pseudociencia.
Ahora son los farmacéuticos los que se han unido para pedir a las autoridades que quiten la homeopatía de las farmacias. Un farmacéutico sí que tiene estudios científicos por lo que puede hablar con más conocimiento de causa que un bloguero con ínfulas, pero a fin de cuentas no deja de ser una persona que regenta un establecimiento comercial en el que vende productos. Y estos productos, sirvan para algo o no, le dejan un beneficio. Y me pregunto, si yo tuviera un comercio ¿pediría a las autoridades que me prohíban vender parte de las cosas que vendo, perdiendo así beneficios? Yo creo que no, lo que me lleva a hacerme la siguiente pregunta: ¿quién está detrás de este asunto, las grandes empresas farmacéuticas, quizá? Y ya puestos, si los farmacéuticos no quieren vender productos homeopáticos porque no son medicamentos, que tampoco vendan maquillaje, ni parafarmacia ni pasta de dientes, que tampoco son medicinas.
Está claro que la homeopatía no cura enfermedades, pero sí puede tener un efecto placebo haciendo que el enfermo, aunque no se cure, se sienta mejor al menos anímicamente. No te curará, pero tampoco te hará daño, por lo que llego a la conclusión de que la homeopatía no es mala y no debería prohibirse ni limitarse.


11 respuestas a La homeopatía no es mala

Despáchate a gusto. Estás en tu casa

Suscríbete y recibe las entradas por correo electrónico

Únete a 1 suscriptor

Estadísticas