La materia se queda en otro lado

Y al volver de vacaciones me encuentro el mismo nivel de sabiduría que había antes de irme. Lo del «pulgatorio» no tiene desperdicio.


3 comentarios en “La materia se queda en otro lado”

  1. antes de morir pediré que me vacunen con un antipulgas, porque eso sí, si voy a tener que ir al pulgatorio, no me la voy a pasar en un lugar lleno de pulgas rascándome todo por toda la eternidad. es más, desde mañana me vacuno porque uno no sabe cuando será el día ni la hora en que uno se largue de este mundo, ¡por jehova!

    saludos.

    Responder

Despáchate a gusto. Estás en tu casa