LA MONJA BORRACHA

Una monja de Nueva York fue detenida por conducir en estado de embriaguez después de emborracharse en una iglesia.

La monjita en cuestión, de 68 años, se dedicaba a beber ginebra mientras estaba en la iglesia realizando sus funciones de directora espiritual. Una vez finalizada su jornada laboral cogió el coche y después de conducir en zigzag durante un buen trecho, estuvo a punto de atropellar a tres niños que jugaban en la puerta de su casa. Acabó estrellada contra un árbol.

Al ser detenida, se comprobó que su tasa de alcoholemia era más del doble de lo permitido, y que tampoco llevaba en regla los papeles del vehículo. En el coche se encontró una botella.

Para que te fíes del clero.

5 comentarios en “LA MONJA BORRACHA”

Despáchate a gusto. Estás en tu casa