LA NIEVE ROJA

Nadie sabía por qué los hielos de algunas zonas de Groenlandia y Alaska se teñían del color de la sangre… hasta ahora.

Durante miles de años, exploradores y naturalistas se sintieron desconcertados por un raro fenómeno: “la nieve ensangrentada”. Aristóteles fue el primero en mencionarlo, pero existen numerosos testimonios, como la reseña publicada en 1818 en The London Times, que decía: “El capitán John Ross trajo de la bahía de Baffin (Groen­landia) nieve roja para so­meterla a análisis químico. Nuestra credulidad se pone a prueba extrema al saber que no se ha descubierto causa aparente para dicha coloración”.

Escudo antirradiación

Pero esa causa, por supuesto, existía. Durante mucho tiempo se pensó que la pigmentación rojiza de la nieve podía ser debida a hongos o a depósitos de hierro, pero ahora la ciencia ha encontrado finalmente la verdadera causa. La culpable es un alga microscópica llamada Chlamydomona nivalis. Durante los meses más fríos permanece inactiva, oculta en el fondo de los glaciares. Pero cuando mejora la temperatura, el alga desprende unas células con flagelos que se trasladan hasta la superficie del bloque de hielo. Aunque originalmente esas células son de color verde, al entrar en contacto con la luz segregan un pigmento rojo llamado carotenoide, que les sirve de escudo para protegerse de las radiaciones solares mientras realizan la función clorofílica.

(Fuente: Quo)

Despáchate a gusto. Estás en tu casa

Si quieres contactar conmigo envíame un email
Si te gusta la historia, pásate por mi otro blog
Me gusta hacer fotos
Ahora leyendo…
Blogs amigos
Suscríbete y recibe las entradas por correo electrónico

Únete a otros 3 suscriptores

Aviso a navegantes

Casi todas las imágenes de este blog han sido tomadas de internet, exclusivamente con fines decorativos y son propiedad de sus respectivos autores. Si ves una foto tuya en algún post y no quieres que esté, avísame y la quitaré.

Estadísticas