La reforma educativa del ministro Wert, en una imagen


Todos bien españolizados, formación del espíritu nacional y muchísima moral católica, que es la verdadera y la única aceptable. Qué vergüenza de país.

Despáchate a gusto. Estás en tu casa