LO QUE EL VIENTO SE LLEVÓ

Aviones y helicópteros de la Fuerza Aérea y barcos de la Marina brasileña se movilizan en alta mar para intentar dar con el paradero del sacerdote Adelir de Carli, quien viajaba sostenido por mil globos de fiesta, pero el mal tiempo desvió su trayecto y los equipos de rastreo perdieron todo tipo de contacto.

De Carli, según informó ayer el canal TV Globo, salió el domingo sostenido por mil globos de colores del puerto de Paranaguá, en el sureño estado de Paraná, con destino a Cascavel o Maringá, ciudades del mismo estado.

Las condiciones del mal tiempo, sin embargo, desviaron su trayectoria para el litoral del vecino estado de Santa Catarina y los vientos lo llevaron mar adentro.

Últimas noticias: Han encontrado los globos pero sin el cura

Un aeronave militar fotografió un conglomerado de globos a unos 50 kilómetros al este de la ciudad de Florianópolis (Santa Catarina, sur), pero «no observó señales» del sacerdote, según indicó la FAB en un comunicado.

Hace falta ser idiota para intentar viajar atado a unos globos

(Público, El Mundo)

Despáchate a gusto. Estás en tu casa

Si te gusta la historia, pásate por mi otro blog
Me gusta hacer fotos
Blogs amigos
Suscríbete y recibe las entradas por correo electrónico

Únete a otros 3 suscriptores

Aviso a navegantes

Casi todas las imágenes de este blog han sido tomadas de internet, exclusivamente con fines decorativos y son propiedad de sus respectivos autores. Si ves una foto tuya en algún post y no quieres que esté, avísame y la quitaré.

Estadísticas