Los niños verdes de Banjos

En agosto de 1887, cerca de una población llamada Banjos (Barcelona), unos campesinos vieron salir de una gruta a dos niños, un varón y una mujer.

Sus vestidos eran de un material desconocido por ellos y su piel presentaba un color verde como las hojas de los árboles. Los niños hablaban un idioma desconocido. Al parecer, especialistas que llegaron desde Barcelona intentaron si éxito identificar de qué idioma se trataba.

Fueron entregados en custodia a un juez local llamado Ricardo de Calno. Los sirvientes de este juez trataron en vano de quitarles el color verde pensando que era un maquillaje, pero cejaron en su intento después de darse cuenta de que era la verdadera pigmentación de su piel.

Sus rasgos faciales presentaban un claro aspecto negroide con la diferencia de unos ojos rasgados tipo asiático. Por espacio de unos días les fueron presentados multitud de alimentos negándose a comer, excepto cuando les llevaron judías verdes que las tomaron de buen grado.

El niño falleció poco después, se supone que muy debilitado. La chica sobrevivió durante algunos años trabajando como sirvienta en casa del juez. El color de su piel se fue transformando en un tono mas claro hasta casi adquirir el color de la raza blanca. Con el tiempo aprendió un poco de español y fue capaz de describir el país de donde venia y cómo habían llegado al nuestro.

Dijo que llegaron de un país subterráneo donde no había sol, y vivían en un atardecer constante.

Los niños carecían de páncreas y solo tenían un pulmón. La piel estaba compuesta de fibras desconocidas por la ciencia de la época.

Según contaron, la iluminación de su mundo era mediante unas bolas solares que permitían crecer a las plantas. El país de donde procedían estaba separado del nuestro por un gran río muy caudaloso, se produjo un maremoto que inundo su país y los niños escaparon por una gruta que se encontraba cerca del gran río saliendo así a nuestro mundo.

(Nota: No existe en toda España ningún pueblo llamado Banjos. Al parecer, esta leyenda es prácticamente idéntica a otra que sitúa estos hechos en el condado de Suffolk, Gran Bretaña. En este caso, el juez en lugar de llamarse Ricardo de Calno se llama Richard de Calne).

Despáchate a gusto. Estás en tu casa

Si quieres contactar conmigo envíame un email
Si te gusta la historia, pásate por mi otro blog
Me gusta hacer fotos
Ahora leyendo…
Blogs amigos
Suscríbete y recibe las entradas por correo electrónico

Únete a otros 3 suscriptores

Aviso a navegantes

Casi todas las imágenes de este blog han sido tomadas de internet, exclusivamente con fines decorativos y son propiedad de sus respectivos autores. Si ves una foto tuya en algún post y no quieres que esté, avísame y la quitaré.

Estadísticas