LOS PENES CERÁMICOS PORTUGUESES, EN PELIGRO DE EXTINCIÓN

Botijos, tazas, ceniceros, jarras, todos con forma fálica

Francisco y Casilda Figueiredo están entre los últimos exponentes de una cerámica portuguesa muy original, los penes decorativos, una tradición que podría desaparecer en pocos años si nadie toma el relevo de este matrimonio de alfareros sexagenarios.

Desde hace más de tres décadas, la pareja ha realizado ‘miles de miembros’ masculinos, de todos los tipos y colores. Botijos, tazas, ceniceros, jarras, botellas… son exportados cada año a Alemania, Francia o EE UU.

Su taller, en la región de Caldas da Rainha, a unos 100 kilómetros al norte de Lisboa, está adornado con penes por todos los sitios. Los Figueirado son casi los últimos que mantienen la tradición inicia por el rey Luis I en 1861, que sugirió a los alfareros de la zona la creación de piezas ‘más originales’.

De padres a hijos fue pasando el producto estrella, una botella con forma fálica, que en la actualidad se vende por 15 euros. El resto de los diseños se fueron adaptando a los pedidos que realizaba la gente.

(Fuente: DERF)

Despáchate a gusto. Estás en tu casa

Si quieres contactar conmigo envíame un email
Si te gusta la historia, pásate por mi otro blog
Me gusta hacer fotos
Ahora leyendo…
Blogs amigos
Suscríbete y recibe las entradas por correo electrónico

Únete a otros 3 suscriptores

Aviso a navegantes

Casi todas las imágenes de este blog han sido tomadas de internet, exclusivamente con fines decorativos y son propiedad de sus respectivos autores. Si ves una foto tuya en algún post y no quieres que esté, avísame y la quitaré.

Estadísticas