El Mundo Según Kassiopea

TU PIE DERECHO

Este es un experimento que podéis realizar en cualquier momento y lugar:

1. Sentado ahí, en tu escritorio, levanta tu pie derecho y haz círculos en el aire hacia al lado derecho, como gira el reloj.

2. Ahora, mientras estás haciendo esto, traza el número 6 en el aire con tu mano derecha. Y… ¿qué crees?

Tu pie cambiará de dirección automáticamente y no podrás evitarlo. No hay nada que puedas hacer para detener esto.

Comparte esto, no pierdas la oportunidad de hacer reír a alguien en este día.

¿TAN TONTOS SOMOS?

Navegando por la red encontré esta recopilación de instrucciones que van en los envases de algunos productos:

“En un paquete de una plancha Rowenta:
NO PLANCHAR LA ROPA SOBRE EL CUERPO. (?)

En un jarabe contra la tos para niños:
NO CONDUZCA AUTOMÓVILES NI MANEJE MAQUINARIA PESADA DESPUÉS DE USAR ESTE MEDICAMENTO.

En un cuchillo de cocina coreano:
IMPORTANTE: MANTENER FUERA DEL ALCANCE DE LOS NIÑOS Y LAS MASCOTAS.
(¡Pero qué mascotas tienen los coreanos!)

En una tira de luces de Navidad fabricadas en China:
SÓLO PARA USAR EN EL INTERIOR O EN EL EXTERIOR
(Ojo, única y exclusivamente…)

En un paquete de frutas secas de American Airlines:
INSTRUCCIONES: ABRIR EL PAQUETE, COMER LAS FRUTAS SECAS.
(Uff, ¡gracias!)

En una sierra eléctrica sueca:
NO INTENTE DETENER LA SIERRA CON LAS MANOS O LAS PIERNAS.
(¡¡¡cachondoooooos estos suecos!!!)

En la caja de un televisor Wauta TV340:
ANTES DE MIRAR UN PROGRAMA ENCIENDA EL TELEVISOR.
(Error………..primero debe enchufarse)

En el manual de un teclado RAZOR Keyboard XP:
SI SU TECLADO NO FUNCIONA, ESCRÍBANOS UN E-MAIL A: [email protected]
(¿¿¿!!!Como coj… ESCRIBO un email si no funciona el teclado!!!???)”

LA INVENCION DE LA HUELGA

En noviembre de 1.152 a.C los artesanos y trabajadores que construian la tumba de Ramsés III en el Valle de los Reyes iniciaron una huelga. La causa inicial de esta huelga fue el retraso de 18 días en la llegada de los alimentos asignados, que habían sido robados por el gobernador de Tebas y sus secuaces. Los obreros abandonaron las obras y se dirigieron hacia el Rameseo, el templo funerario de Ramsés II, donde estaban los graneros. Sedientos y debilitados por el hambre, los huelguistas amenazaron con dirigirse directamente al visir y al faraón.
Los funcionarios del templo, atemorizados por las amenazas, decidieron distribuir los alimentos exigidos, correspondientes a la ración mensual: cuatro sacos de trigo y un saco y medio de cebada. Tras el reparto los artesanos volvieron a la necrópolis y reemprendieron su trabajo.

LA LEYENDA DEL MURCIELAGO


Si eres de esas personas que más de una vez se han quedado maravilladas observando la belleza de una mariposa o los colores de un pavo real, te sorprenderá saber que esa belleza no es más que la sombra de lo que una vez fue el murciélago: el ave más bella de la Creación. Aunque de esto hace tanto tiempo que ni los más viejos lo recuerdan, ni siquiera los abuelos de los más viejos tendrían esa imagen. Sólo buscando entre los manuscritos antiquísimos conservados en viejas bibliotecas encontrarás referencias a la historia que aquí se cuenta.

El murciélago al principio era tal y como lo conocemos hoy y se llamaba biguidibela (biguidi = mariposa y bela = carne; el nombre venía a significar algo así como mariposa desnuda). Un día frío subió al cielo y le pidió plumas al creador, como había visto en otros animales que volaban. Pero el creador no tenía plumas, así que le recomendó bajar de nuevo a la tierra y pedir una pluma a cada ave. Y así lo hizo el murciélago, eso sí, recurriendo solamente a las aves con plumas más vistosas y de más colores.

Cuando acabó su recorrido, el murciélago se había hecho con un gran número de plumas que envolvían su cuerpo. Consciente de su belleza, volaba y volaba mostrándola orgulloso a todos los pájaros, que paraban su vuelo para admirarle. Agitaba sus alas ahora emplumadas, aleteando feliz y con cierto aire de prepotencia. Una vez, como un eco de su vuelo, creó el arco iris. Era todo belleza.

Pero era tanto su orgullo que la humildad quedó sin lugar en nuestro murciélago, que cada vez se tornaba más ofensivo para con las aves. Con su continuo pavoneo, hacía sentirse chiquitos a cuantos estaban a su lado, sin importar las cualidades que ellos tuvieran. Hasta al colibrí le reprochaba no llegar a ser dueño de una décima parte de su belleza. Así hasta que el Creador, viendo que el murciélago no se contentaba con disfrutar de sus nuevas plumas, sino que las usaba para humillar a los demás, le pidió que subiera al cielo, donde también se pavoneó y aleteó feliz. Aleteó y aleteó mientras sus plumas se desprendían una a una, descubriéndose de nuevo desnudo como al principio. Durante todo el día llovieron plumas del cielo, y desde entonces nuestro murciélago ha permanecido desnudo, retirándose a vivir en cuevas y olvidando su sentido de la vista para no tener que recordar todos los colores que una vez tuvo y perdió.

Si quieres contactar conmigo envíame un email

Si te gusta la historia, pásate por mi otro blog

Me gusta hacer fotos

Ahora leyendo…

Blogs amigos

Suscríbete y recibe las entradas por correo electrónico

Únete a otros 2 suscriptores

Aviso a navegantes

Casi todas las imágenes de este blog han sido tomadas de internet, exclusivamente con fines decorativos y son propiedad de sus respectivos autores. Si ves una foto tuya en algún post y no quieres que esté, avísame y la quitaré.

Estadísticas