El Mundo Según Kassiopea

[Libro] Atrapados (Montserrat Llor)

Estre libro recoge 20 testimonios de personas que vivieron la Guerra Civil Española y sufrieron la feroz represión del régimen fascista que gobernó España durante 40 años.

Algunos sufrieron cárcel y persecución aquí y otros se vieron obligados a huir a otros países de Europa, para acabar soportando otra guerra, la II Guerra Mundial. De una u otra forma, vivieron atrapados por la lucha de las democracias europeas contra el fascismo.

El libro se estructura en tres bloques:

Por tierra: Son los testimonios de los que participaron directamente en el conflicto, arriesgando sus vidas por la democracia y la libertad.

Por mar: Los llamados “niños de la guerra”. Aquellos a los que para salvarles de la violencia sus familiares les embarcaron rumbo a otros países.

Por aire: Los últimos aviadores de la Segunda República, que lucharon tanto en España como en la Unión Soviética durante la Segunda Guerra Mundial al lado del Ejército Rojo.

Testimonios todos ellos imprescindibles, un ejercicio de memoria histórica tan necesaria en este país en el que la transición fue un chiste. Un libro de lectura muy interesante, necesaria y recomendable.

Cuando desaparecen las sombras

A primera vista, podría parecer que la imagen de arriba tiene Photoshop. Pues no, es real. Fue tomada en un momento muy específico del día en un día muy específico del año en el estado estadounidense de Hawaii. Los locales se refieren a este momento, dos veces al año, como “Lahaina Noon”, y su efecto en las sombras ha hecho famoso este extraño fenómeno.

Esto es lo que sucede cuando el sol está directamente sobre nuestra ubicación exacta en la Tierra. Se conoce como el cenit del sol, o punto subsolar de la Tierra. Este punto se está moviendo constantemente a diferentes ubicaciones en todo el mundo a medida que la Tierra gira y orbita alrededor del Sol, creando el mismo efecto.

La razón por la que quizás nunca antes has escuchado nada sobre este extraño fenómeno es que solo ocurre en un área específica del mundo: entre el Trópico de Cáncer a aproximadamente 23.5 grados al norte del Ecuador y el Trópico de Capricornio a 23.5 grados al sur del Ecuador. Eso pone los límites de esta anomalía justo debajo del extremo sur de Florida y justo alrededor de la frontera norte de Argentina. Solo las ubicaciones dentro de estos límites experimentarán este fenómeno, e incluso entonces, solo ocurrirá dos veces al año.

En este punto subsolar, los rayos del sol son directamente perpendiculares a la superficie de la Tierra. Dado que el ángulo entre la ubicación del sol y cualquier objeto es lo que proyecta una sombra, las sombras se eliminan principalmente cuando estos ángulos están alineados.

Específicamente en Hawaii, el Museo Bishop acuñó el término “Lahaina Noon” en la década de 1990 en referencia a este evento. “La Haina” significa “sol cruel” en el idioma hawaiano, y el término también hace referencia a la antigua capital de las islas, Maui. El término se usa casi exclusivamente en Hawaii, pero la ocurrencia el evento se ha convertido en un importante atractivo turístico de la zona. Un artista estadounidense llamado Isamu Noguchi incluso creó una escultura que proyecta un anillo perfecto debajo solo durante Lahaina Noon.

El punto subsolar se mueve lentamente hacia el oeste a medida que la Tierra gira sobre su eje y orbita alrededor del sol. Hace un círculo completo del globo cada día mientras se ondula hacia arriba y hacia abajo entre los dos trópicos. El día en que el punto subsolar golpea el Trópico de Capricornio, marca el solsticio de invierno. Por el contrario, cuando el punto golpea el trópico de Cáncer, marca el solsticio de verano.

Fuente: Trevor English. Curiosity makes you smarter

Las margaritas mutantes de Japón

El 11 de marzo de 2011 un fuerte terremoto, seguido por un tsunami, destruyó gran parte de la costa nororiental de Japón. El reactor nuclear Fukushima I se encontraba en funcionamiento al momento del suceso, y pese a sus sistemas de seguridad pronto demostró que no estaba preparado para un Tsunami.

Pese a que era conocido por las autoridades que los niveles del agua en la zona pueden alcanzar los 35 metros, la planta apenas si tenía un muro de contención de 6 metros de altura. La inundación, junto con el terremoto, dañó seriamente los sistemas de seguridad y evitó que el material radioactivo se enfriara de manera adecuada. Con el paso de los días, quedó claro que algo muy grave estaba sucediendo en Fukushima.

El gobierno japonés movilizó desde el primer día a las fuerzas armadas, decretó el estado de emergencia y evacuó a los civiles de la zona, pero nada podía reparar ya el daño hecho. Fukushima pasaría a la Historia como el peor accidente nuclear después de la Catástrofe de Chernóbil.

En 2012, algunos científicos japoneses comenzaron a analizar los efectos de la radiación en algunas especies de mariposas que habitaban cerca del reactor, demostrando que la radiación había causado mutaciones que en ocasiones hacían que los animales fueran, incluso, incapaces de volar. El estudio se popularizó mucho en aquel momento, pero pronto la población perdió interés en el asunto y las palabras tranquilizadoras del gobierno comenzaron a calar.

Tiempo después un usuario de Twitter publicó unas fotografías en las que quedaba claro que algo muy raro estaba pasando con las margaritas. Estas flores, que de ordinario son circulares, mostraban patrones alterados de crecimiento en los que los estemas se juntaban para crear verdaderas “flores mutantes” (que, además, son un tanto perturbadoras a la vista).

Aunque las autoridades japonesas no se pronunciaron al respecto, muchos advirtieron que este fenómeno no es tan raro en esta especie de flores, y que se debe a una plétora de factores de los cuales la mutación es solamente uno. De acuerdo con Beth Krizek, un biólogo estadounidense de la Universidad de Carolina del Sur, este evento se conoce como fasciación y es bastante común en plantas como las margaritas. El biólogo afirma que haría falta sembrar las semillas de estas flores, y solo si sus descendientes muestran las anomalías podríamos saber, con certeza, que se trató de una mutación genética.

Muchos, sin embargo, no se muestran tan convencidos. El hecho de que la ciudad donde se tomaron las fotografías diste 110 kilómetros de Fukushima tampoco ha servido para calmar los ánimos. Parece ser que la abundancia de este tipo de flores ha llevado a que muchos consideren que los efectos de la radiación sí pueden culparse de los sucesos.

Esta indignación es comprensible. El evento de Fukushima fue un suceso que, tras Chernóbil, las autoridades del mundo habían prometido que jamás volvería a repetirse. Los fallos en la seguridad (previsibles) que llevaron al desastre también convencieron a muchas personas de que el gobierno japonés no es de fiar y podría haber ocultado información con tal de no llevar al pánico masivo.

En cualquier caso, las margaritas mutantes son la prueba de que la energía nuclear, aunque eficiente y barata, puede salir mucho más cara de lo que suponemos.

Fuente: El Pensante

Los niños verdes de Banjos

En agosto de 1887, cerca de una población llamada Banjos (Barcelona), unos campesinos vieron salir de una gruta a dos niños, un varón y una mujer.

Sus vestidos eran de un material desconocido por ellos y su piel presentaba un color verde como las hojas de los árboles. Los niños hablaban un idioma desconocido. Al parecer, especialistas que llegaron desde Barcelona intentaron si éxito identificar de qué idioma se trataba.

Fueron entregados en custodia a un juez local llamado Ricardo de Calno. Los sirvientes de este juez trataron en vano de quitarles el color verde pensando que era un maquillaje, pero cejaron en su intento después de darse cuenta de que era la verdadera pigmentación de su piel.

Sus rasgos faciales presentaban un claro aspecto negroide con la diferencia de unos ojos rasgados tipo asiático. Por espacio de unos días les fueron presentados multitud de alimentos negándose a comer, excepto cuando les llevaron judías verdes que las tomaron de buen grado.

El niño falleció poco después, se supone que muy debilitado. La chica sobrevivió durante algunos años trabajando como sirvienta en casa del juez. El color de su piel se fue transformando en un tono mas claro hasta casi adquirir el color de la raza blanca. Con el tiempo aprendió un poco de español y fue capaz de describir el país de donde venia y cómo habían llegado al nuestro.

Dijo que llegaron de un país subterráneo donde no había sol, y vivían en un atardecer constante.

Los niños carecían de páncreas y solo tenían un pulmón. La piel estaba compuesta de fibras desconocidas por la ciencia de la época.

Según contaron, la iluminación de su mundo era mediante unas bolas solares que permitían crecer a las plantas. El país de donde procedían estaba separado del nuestro por un gran río muy caudaloso, se produjo un maremoto que inundo su país y los niños escaparon por una gruta que se encontraba cerca del gran río saliendo así a nuestro mundo.

(Nota: No existe en toda España ningún pueblo llamado Banjos. Al parecer, esta leyenda es prácticamente idéntica a otra que sitúa estos hechos en el condado de Suffolk, Gran Bretaña. En este caso, el juez en lugar de llamarse Ricardo de Calno se llama Richard de Calne).

Si quieres contactar conmigo envíame un email

Si te gusta la historia, pásate por mi otro blog

Me gusta hacer fotos

Ahora leyendo…

Blogs amigos

Suscríbete y recibe las entradas por correo electrónico

Únete a otros 3 suscriptores

Aviso a navegantes

Casi todas las imágenes de este blog han sido tomadas de internet, exclusivamente con fines decorativos y son propiedad de sus respectivos autores. Si ves una foto tuya en algún post y no quieres que esté, avísame y la quitaré.

Estadísticas