Por un descuido hubo un incendio. Una parte de mi casa quedó completamente carbonizada. Si los bomberos tardan dos minutos más, se quema el piso entero.
Estas dos últimas semanas han sido una auténtica pesadilla. Pero, aunque aún queda muchísimo por hacer, parece que se empieza a ver la luz. Al menos ya duermo un poco mejor.


Despáchate a gusto. Estás en tu casa

Suscríbete y recibe las entradas por correo electrónico

Únete a 1 suscriptor

Estadísticas