Campañas

Ante el atropello a la libertad que supone la nueva y dictatorial ley antitabaco, la plataforma Club de Fumadores por la Tolerancia está recogiendo firmas para presentarlas cuando proceda a la ministra Pajín (que sabe tanto de salud que lleva la Power Balance), a ver si se entera de una vez de que los ciudadanos fumadores, que pagamos impuestos igual que los demás, tenemos derecho a que se nos trate con dignidad y no como a apestados.
Esta ley, digna de una dictadura más que de un Estado democrático, debería ser derogada por el atropello a la libertad que supone. Por eso os animo a todos a firmar contra esta barbaridad en el siguiente enlace:

(Si alguien no desea firmar a través de internet, en la misma web se puede descargar el formulario para imprimir y hacerlo llegar a través del correo ordinario).

Aunque no seas fumador, piensa que si hoy nos prohíben fumar y se quedan tan anchos mañana prohibirán otra cosa, y entonces sí que te afectará.


Hoy, 20 de noviembre, es el Día Universal del Niño y, como cada año, se lanza la campaña contra la pornografía infantil. Aún son muchísimos los degenerados que campan a sus anchas por la red buscando y compartiendo este tipo de material.

Si navegando por internet te encuentras con alguno de estos degenerados, denúncialo. Para ello solo tienes que enviar un mail a:

Porque todos los niños tienen derecho a ser niños.


Después del terrible desastre Haití necesita mucha ayuda, y en España se han habilitado diferentes canales para que todo aquel que quiera colaborar pueda hacerlo.

Aquí dejo una lista:

Cruz Roja: 902 222 292, su página web www.cruzroja.es y las cuentas corrientes: BBVA 0182 5906 86 0010022227; Banco Español de Crédito 0030 1001 35 0004707271; Banco Sabadell-Atlántico 0081-0627-34-0001114312; Bankinter 0128-0010-97-0100121395; Caja Madrid 2038-0603-29-6006640085; C.E.C.A. 2000-0002-28-9100510908; Deutsche Bank y Bancorreos 0019-0631-22-4010202020; La Caixa 2100-0600-85-0201960066; Banco Popular 0075-0001-89-0600222267; Banco Santander 0049-0001-53-2110022225; Triodos Bank 1491-0001-21-0010003006; Uno – e 0227-0001-85-0202438590

ONG Entreculturas: Banco Santander 0049 0496 83 2010200200 BBVA 0182 4000 62 0208002127 y teléfono: 902 444 844.

Manos Unidas: Banco Santander, referencia ‘Emergencia Haití’ 0049 1892 63 2210525246.

Unicef España: 902 255 505 y su página web www.unicef.es

ONG Solidaridad Internacional: Banco Santander 0049 0001 54 2210042242 y Caja Madrid 2038 1001 37 6000888882.

Cáritas Española: 902 33 99 99 y Banco Santander 0049 1892 64 2110527931; BBVA 0182 2000 21 0201509050; La Caixa 2100 2208 39 0200227099; Banesto 0030 1001 38 0007698271; Caja Madrid 2038 1028 15 6000969697; Banco Popular 0075 0001 81 0606839307; Banco Sabadell Atlántico 0081 0216 74 0001306932; CECA 2000 0002 20 9100382307; Bancaja 2077 1277 10 3100146740; CAM 2090 5513 04 0040370409.

ONG Asamblea de Cooperación Por la Paz (ACPP): La Caixa 2100 5731 79 0200012540.

ONG PLAN Internacional: Banco Santander 0049 0001 56 2010025526.

Intermón Oxfam: La Caixa 2100 0765 81 0200111128; Caixa Cataluña 2013 0500 16 0213198878; Caja Madrid 2038 8978 17 6000016604; CAN 2054 0300 56 9157938948; Banco Santander 0049 1806 91 2111869471; BBVA 0182 6035 49 0201502475; Banco Sabadell Atlántico 0081 7011 11 0001698879 y Triodos Bank 1491 0001 21 0010010201.

ONG Cesal: Banco Santander 0049 0001 56 2010058858.

Save the Children: Banco Santander 0049 0001 52 2410019194, La Caixa 2100 1727 12 0200032834, BBVA 0182 5502 58 0010020207 y de Caja Madrid 2038 1004 71 6800009930.

Ayuda en acción: Banco Sabadell Atlántico 0081 5136 70 0001194221

(Gracias a Senovilla por la información)

He decidido que voy a ser solidaria y voy a apuntarme a una ONG. Lo haré cuando llegue la época navideña que saldrán muchos anuncios en radio y televisión. Sí, en esas fechas que todas esas entidades se anuncian, veré dónde me sale más barato y apadrinaré a un niño, por ejemplo. Mi conciencia quedará bien limpia y, total, en febrero me borro, ya habré hecho la buena obra del año. Oye, y qué bien me quedará la foto del negrito encima de la tele, entre el toro con las banderillas y la flamenca. Eso sí, que el niño sea pobre pero que no vaya demasiado andrajoso, si no las vecinas cuando lo vean me criticarán… Pensándolo mejor, que me pongan una niña, que dan más penilla, pero que sea mona, eh? si no, no la quiero. Estoy por pedirles que antes de apuntarme me envíen un catálogo, así puedo escoger al que quede mejor con mis muebles.

Luego, otra cosa, quiero que cada trimestre me envíen las notas del niño, porque ahora que le voy a dar dinero podrá estudiar y quiero ver cómo aprende y comprobar que lo aprovecha, no voy a estar manteniendo vagos. Por supuesto, que cuando cumpla diez años lo dejo, que se ponga a trabajar como hicieron tantos otros aquí, hace sólo un par de generaciones.

También quiero que el crío me escriba cartas regularmente. Si hace falta, me gastaré un dinerillo extra y le mandaré unos sellos en un sobre, para que no se diga.
Quiero que me escriba dándonos las gracias a mi familia y a mí por tenerlo apadrinado, y que nos cuente todas las cosas que hace con los 20 eurillos que le mandamos, y en qué se los gasta.
Y no quiero que ningún niño más se aproveche de mi generosidad; lo que yo pague ha de ir exclusivamente a mi niño, si el vecinito no puede comer, que mire o que se espere a que lo apadrine alguien, faltaría más.

Y no estaría mal que me proporcionasen un número de teléfono donde poder llamarlo de vez en cuando, para que me cuente personalmente lo bien que va a vivir desde que yo le ayudo…

Bueno, los que me conocéis un poco supongo que sabéis que esa no es mi forma de pensar, y que yo jamás adoptaría esa actitud. Lo expuesto arriba es totalmente real. Hace años que, como algunos ya sabréis, trabajo en una ONG. Y esto ocurre. Estas exigencias tan poco solidarias me las he encontrado yo personalmente, no una vez ni dos, sino muchas. Como es lógico, he hablado de las ONG’s, porque es lo que más conozco, y no voy explicar (ni me conviene hacerlo en el blog por razones obvias) el lado oscuro. Que lo tienen.
También hacen muchísimas cosas buenas. Puedo dar fe, porque lo he visto.

Ayudar a cambio de algo NO es solidaridad. Tender una mano al que lo necesita, no necesariamente con dinero, SÍ. Estar ahí para lo bueno y lo malo desinteresadamente, también. Unirse, colaborar para conseguir algo que beneficie a todos. Eso es.

En resumen, seamos solidarios y así viviremos todos más felices y mejor (y más tiempo).

Hoy tenía que hacer una entrada sobre este tema, para la campaña puesta en marcha en este blog. (Si alguien más quiere apuntarse, supongo que estará a tiempo durante todo el día de hoy).

Suscríbete y recibe las entradas por correo electrónico

Únete a 1 suscriptor

Estadísticas