Curiosidades

Estas nubes mastodónticas, llamadas «mammatus», son muchas veces asociadas a tornados y tormentas. Nada más lejos de la realidad; dan miedito pero son inofensivas.

 

 

Estas nubes se forman cuando los cristales de hielo caen de la pared de la nube cumulonimbus o cúmulus. Los cristales de hielo se subliman, es decir, pasan del estado sólido a gaseoso directamente, cambian de hielo a vapor de agua a medida que caen, haciendo que el aire circundante se enfríe termodinámicamente. El aire enfriado se convierte en «flotabilidad negativa» y comienza a hundirse, provocando el aspecto singular de las nubes.

 


 
Visto aquí.

Al pensar en Tiffany & Co, lo primero que viene a la mente es la imagen de Audrey Hepburn con un croissant en la mano mirando el escaparate de la famosa joyería de la 5ª Avenida.
 
Tiffany & Co ha abierto este fin de semana su primer restaurante en la cuarta planta del establecimiento neoyorquino, diseñado para reflejar «una experiencia de lujo moderna», según los responsables, con comida americana «de la más alta calidad».
 
Permítanme que me ría con eso de «la más alta calidad». Estuve hace poco más de tres meses en Nueva York y lo que menos me gustó, con diferencia, fue la comida. Vamos, que me pasé una semana a base de porciones de pizza y hamburguesas. Y es que los neoyorquinos no saben comer. Me imagino que habrá buenos restaurantes en los que se coma bien y que yo, por desconocimiento de la ciudad y por ir con el tiempo bastante ajustado, no pude o no supe localizar, pero mi impresión en general es que la comida allí es un auténtico horror. Eso sin contar la cantidad de gente que se compra la comida y se pone a comer en la calle. Porque los locales que más abundan son de comidas preparadas ─que te las miras y piensas ‘qué será eso’─, que la gente las compra y se las zampa en cualquier banco de la calle.

 

 

Por eso, calificar la cafetería de Tiffany de lujosa puede ser acertado, pero lo de comida de la más alta calidad vamos a dejarlo en la duda, que despejaré si un día vuelvo a visitar Nueva York. Estuve en la tienda ─no puedes irte de Nueva York sin pasear por la 5ª Avenida y entrar en sus tiendas─, y me llevé una pequeña decepción al ver que las joyas expuestas no tienen los precios visibles, así que me quedé con las ganas de saber si, como había leído por ahí, también venden cosas asequibles a bolsillos menos pudientes. Así que me di una vuelta por la planta baja y me fui sin atreverme a preguntar precios por no hacer el ridículo, porque lo más seguro es que se me notara la cara de mileurista.
 
Volviendo a la nueva cafetería, se llama Blue Box Café y está diseñada en «azul Tiffany», un azul claro único de la empresa. Se puede tomar un desayuno por 39$ y una comida puede costar entre 39$ y 49$. Barato lo veo para un sitio de lujo en una ciudad donde hasta respirar es caro.

Richard Browning acaba de batir el récord Guiness por volar sobre un lago en Reino Unido con un traje a propulsión. La prensa británica lo llama el «Iron Man» de la vida real.
 
Al tercer intento alcanzó su objetivo y llegó a superar los 50 kilómetros por hora. Él y su equipo combinaron motores de reacción en miniatura con un exoesqueleto diseñado especialmente para la ocasión.

 


 
Visto aquí.

¿Te estás quedando calva? ¿Pronto tendrás el coco como una bombilla? Pues va a ser que la culpa la tiene la comida que te zampas. A continuación una lista de los alimentos enemigos de tu larga y sedosa cabellera.

1. Las harinas. Todo carbohidrato como el pan, los pasteles y las tortas causa que los nutrientes indispensables para el cabello no sean digeridos correctamente. Por lo que es crucial que reemplaces todo tipo de harina refinada por harina integral, la cual tiene mucha más fibra.

2. El azúcar. No querrás saber que todas las golosinas y chocolates que tanto te gustan están influyendo en la caída de tu cabello, puesto que el azúcar que contienen genera la hormona «andrógeno», la cual se asocia con la calvicie del hombre y además causa el desprendimiento de los folículos pilosos al hacerlos más finos.

3. La fritanga. Para nadie es un secreto que las frituras no son nada buenas para el organismo y, según investigadores, la testosterona se ve elevada por las grasas saturadas, por lo que pueden producir calvicie en la juventud.

4. El alcohol. La absorción de todos los minerales básicos como el zinc (que contribuyen a la flexibilidad y crecimiento de los forínculos pilosos) se ve bloqueada por la ingesta excesiva de alcohol.

5. Las cosas light. Por más que afirmen que no contienen azúcar, llevan edulcorantes artificiales que influyen en el debilitamiento y la caída del cabello, a pesar de que muchas creáis que son saludables para el cuerpo por ser «bajos en azúcar».

6. El sushi. El mercurio, que esta comida contiene en gran cantidad, causa la pérdida de cabello de forma progresiva, por lo que este plato japonés puede ser dañino para la salud de tu melena por más bajo en grasa y delicioso que sea (que, por cierto, yo lo encuentro asqueroso).

7. Los alimentos bajos en proteínas. Cada vez que vayas a empezar una dieta debes agregar alimentos que tengan bastante proteína porque, en caso contrario, harás tu cabello más fino y débil.

Fuente aquí.

Suscríbete y recibe las entradas por correo electrónico

Únete a 1 suscriptor

Estadísticas