Curiosidades

África se parte en dos

La tierra de Kenia se agrietó hace unos días, cuando una abertura de dimensiones kilométricas dividió parte del suroeste del país, agujereando sin piedad carreteras y campos y alertando a los ciudadanos y a los medios de comunicación locales, que ya hablan de que el continente africano se partirá en dos con el tiempo. Esa hipótesis ocurrirá, sí, pero para ello tendrán que pasar millones de años.

La grieta, de 15 metros de profundidad, 20 de ancho y varios kilómetros de largo, ha atravesado la carretera de Mai Mahiu a Narok, al oeste de Nairobi, según detalla el periódico local Daily Nation, y desde entonces otras aberturas han aparecido en pueblos cercanos, después de semanas de lluvias y temblores sísmicos. Y es que han aparecido en el Gran Valle del Rift, uno de los terrenos más inestables del continente africano debido a que dos placas tectónicas se separan cada vez más.

Así, dentro de decenas de millones de años, estas placas partirán en dos el continente africano, dando lugar a un terreno mayor que Madagascar. La tensión separará las placas y el océano acabará rellenando el hueco. África pasará entonces a ser más pequeño y el Océano Índico ganará una gran isla, pero para ello tendrá que pasar mucho tiempo.

https://www.20minutos.es/noticia/3305004/0/grieta-kilometrica-kenia-africa

El país que se desconectó de internet

Bali, ese paraíso en medio del Pacífico, se ha desconectado de Internet durante 24 horas por orden del gobierno. El motivo, que están celebrando el año nuevo balinés, llamado Nyepi. En este día, muy sagrado para los balineses, todo el país se paraliza.

Por lo visto, la desconexión de Internet tiene que ver con las medidas adoptadas para no despertar a los demonios, que si se despiertan fíjate tú qué panorama.

Nubes mammatus, terroríficas pero inofensivas

Estas nubes mastodónticas, llamadas «mammatus», son muchas veces asociadas a tornados y tormentas. Nada más lejos de la realidad; dan miedito pero son inofensivas.

 

 

Estas nubes se forman cuando los cristales de hielo caen de la pared de la nube cumulonimbus o cúmulus. Los cristales de hielo se subliman, es decir, pasan del estado sólido a gaseoso directamente, cambian de hielo a vapor de agua a medida que caen, haciendo que el aire circundante se enfríe termodinámicamente. El aire enfriado se convierte en «flotabilidad negativa» y comienza a hundirse, provocando el aspecto singular de las nubes.

 


 
Visto aquí.

Ya se puede desayunar con diamantes en Tiffany

Al pensar en Tiffany & Co, lo primero que viene a la mente es la imagen de Audrey Hepburn con un croissant en la mano mirando el escaparate de la famosa joyería de la 5ª Avenida.
 
Tiffany & Co ha abierto este fin de semana su primer restaurante en la cuarta planta del establecimiento neoyorquino, diseñado para reflejar «una experiencia de lujo moderna», según los responsables, con comida americana «de la más alta calidad».
 
Permítanme que me ría con eso de «la más alta calidad». Estuve hace poco más de tres meses en Nueva York y lo que menos me gustó, con diferencia, fue la comida. Vamos, que me pasé una semana a base de porciones de pizza y hamburguesas. Y es que los neoyorquinos no saben comer. Me imagino que habrá buenos restaurantes en los que se coma bien y que yo, por desconocimiento de la ciudad y por ir con el tiempo bastante ajustado, no pude o no supe localizar, pero mi impresión en general es que la comida allí es un auténtico horror. Eso sin contar la cantidad de gente que se compra la comida y se pone a comer en la calle. Porque los locales que más abundan son de comidas preparadas ─que te las miras y piensas ‘qué será eso’─, que la gente las compra y se las zampa en cualquier banco de la calle.

 

 

Por eso, calificar la cafetería de Tiffany de lujosa puede ser acertado, pero lo de comida de la más alta calidad vamos a dejarlo en la duda, que despejaré si un día vuelvo a visitar Nueva York. Estuve en la tienda ─no puedes irte de Nueva York sin pasear por la 5ª Avenida y entrar en sus tiendas─, y me llevé una pequeña decepción al ver que las joyas expuestas no tienen los precios visibles, así que me quedé con las ganas de saber si, como había leído por ahí, también venden cosas asequibles a bolsillos menos pudientes. Así que me di una vuelta por la planta baja y me fui sin atreverme a preguntar precios por no hacer el ridículo, porque lo más seguro es que se me notara la cara de mileurista.
 
Volviendo a la nueva cafetería, se llama Blue Box Café y está diseñada en «azul Tiffany», un azul claro único de la empresa. Se puede tomar un desayuno por 39$ y una comida puede costar entre 39$ y 49$. Barato lo veo para un sitio de lujo en una ciudad donde hasta respirar es caro.
Si quieres contactar conmigo envíame un email
Si te gusta la historia, pásate por mi otro blog
Me gusta hacer fotos
Ahora leyendo…
Blogs amigos
Suscríbete y recibe las entradas por correo electrónico

Únete a otros 2 suscriptores

Aviso a navegantes

Casi todas las imágenes de este blog han sido tomadas de internet, exclusivamente con fines decorativos y son propiedad de sus respectivos autores. Si ves una foto tuya en algún post y no quieres que esté, avísame y la quitaré.

Estadísticas