Insólitas

Multa por entrar a caballo en el McDonalds

Una mujer del Reino Unido ha sido multada por entrar a caballo en un McDonalds.
La cosa empezó cuando la susodicha se plantó con su corcel en el McAuto para hacer un pedido. Como su propio nombre indica el McAuto es única y exclusivamente para los coches, por lo que se negaron a servirle el pedido. Ni corta ni perezosa la mujer decidió entrar con el caballo al establecimiento dejando a cuadros a todos los allí presentes.
La policía fue avisada y la mujer se ganó una multa. En venganza el caballo les dejó un aromático regalito en el interior del local.


Se vende ataúd… pero con muerto dentro!

Que se vende absolutamente de todo por internet hace tiempo que lo sabemos, incluso ataúdes. Pero ésta es la primera vez en que alguien decide sacar a la venta un féretro con un muerto dentro.

El protagonista de esta historia es un hombre en Iowa, Estados Unidos, que puso a la venta un ataúd de roble en el portal Craiglist, pero se olvidó de mencionar que tenía un esqueleto en su interior.
El osado vendedor, llamado David Bugstrum, tenía una deudas con hacienda y decidió deshacerse de parte del patrimonio de la antigua orden de Odd Follows, una organización de la que es miembro y que se dedica a ayudar a los más desfavorecidos. El ataúd se ha utilizado hasta hace bien poco por los miembros de la asociación para realizar rituales de representación de la muerte. Al parecer, tan particular objeto fue donado por un médico fallecido en la década de 1880 aunque no se ha podido determinar a quién pertenecen los restos óseos.
Cuando las autoridades tuvieron noticia de tan insólita venta se pusieron a investigar la procedencia de los huesos y han determinado que pertenecen a un varón que debió fallecer a principios del siglo XX. Lo que más sorprende del caso es que la policía ha autorizado la venta del féretro pero no así la de los huesos porque “al no estar identificados no es legal su venta”. El agente de policia Michael Roberts ha puntualizado, sim embargo, que “si por el contrario supiésemos de quién se trata, al tener los documentos de origen, y con el tiempo transcurrido no habría problema en llevar a cabo la venta”.

Así se come en un exclusivo restaurante de Pekín (Chinolandia)

Un exclusivo restaurante en Pekín, China, sirve penes de animales como ingrediente principal en sus platos. En el país tienen la creencia de que los miembros aumentan la potencia masculina y mejoran el aspecto de la piel femenina.
En el restaurante, llamado “Guolizhuang”, la mayoría de los platos se hacen de los genitales de yak, aunque la mayoría de ellos se presentan en una forma comestible y tienen nombres interesantes como “La esencia del Buda de Oro”, “Phoenix Rising”, “Las flores de jazmín con 1.000 Capas”, entre otros. “Para genitales de vacas y ovejas, nos abastecemos en Mongolia, el asno es de Hebei (norte) y Shandong (este), la serpiente de Hunan (centro) y Zhejiang (este), el oso marino lo importamos de Canadá”, contó uno de los dueños.
Los camareros explican las propiedades de cada plato a los invitados. Las mujeres no deben comer los testículos, pues las hormonas podrían darles una voz más profunda y hacer crecer la barba (¿?). Sin embargo los penes son inofensivos. A los menores de 15 años no se les permite comer, porque se cree que las hormonas en los alimentos pueden interferir con el crecimiento natural.
En cuanto a los precios, el pene de yak cuesta más de 220 dólares, o el plato de 10 penes surtidos, 110; Para clientes especiales las ofertas pueden costar más de 1000 dólares; El pene de tigre está valorado en más de 1.500 dólares y se reserva con varios meses de antelación.

Visto en elsensacional.infonews.com

A la cárcel por intentar abrir una puerta con su pene

Si tienes que abrir una puerta ajena cualquier herramienta es buena. Eso es lo que debió pensar este buen hombre cuando quiso entrar en un negocio de Florida. A falta de llaves, ganzúas o radiografías, se sacó su miembro y lo empezó a frotar contra la cerradura. Eso sí, según un testigo lo hacía ‘de una forma vulgar’.
Al ver que con tan original llave la puerta no se abría, el hombre desistió y se fue a la parada del bus que había por allí cerca. La policía, alertada del asunto, lo interceptó y le preguntó si realmente había estado intentando abrir una puerta con el pajarito. “Sí, tengo un problema mental”, contestó él. Después de estar detenido unas horas salió en libertad.
El tipo es un viejo conocido de la policía: tiene 32 arrestos por robo, asalto sexual y posesión de cocaína.


Si te gusta la historia, pásate por mi otro blog
Me gusta hacer fotos
Blogs amigos
Suscríbete y recibe las entradas por correo electrónico

Únete a otros 3 suscriptores

Aviso a navegantes

Casi todas las imágenes de este blog han sido tomadas de internet, exclusivamente con fines decorativos y son propiedad de sus respectivos autores. Si ves una foto tuya en algún post y no quieres que esté, avísame y la quitaré.

Estadísticas