Libros

Pues parece que estoy bastante mejor de mis últimos achaques, aunque aún arrastro algo de gripe. Al menos llevo un par de días que ya no he tenido nada de fiebre.

Voy a hablar del último libro que he leído (mi blog de libros lo abandoné y no tengo intención de retomarlo por ahora). Los que me conocéis un poco sabéis que una de mis aficiones es la Historia. Vi hace unos días en Twitter que se hablaba de un libro, me picó la curiosidad y me lo compré. Se trata de Ramsés II. La verdadera historia, de Cristiane Desroches.

Christiane Desroches es una egiptóloga francesa que ha escrito muchos libros y ha investigado mucho sobre el Egipto de los faraones. Tiene varios premios y condecoraciones por su trabajo, por lo que sabe de lo que habla. Ramsés II. La verdadera historia es una biografía de este faraón, bastante amena de leer y que aporta información sobre cómo funcionaba la sociedad en el Antiguo Egipto.

Ramsés II es un faraón mítico, por su longevidad (vivió más de 90 años), por su capacidad reproductora (tuvo alredededor de un centenar de hijos) y porque muchas veces se le asocia con el Éxodo bíblico, asunto este último que para la mayoría de los historiadores no tiene ni pies ni cabeza.

Es quizás el faraón del que se saben más cosas, por la manía que tenía el hombre de dejarlo todo documentado por escrito en las paredes de los templos principalmente: lo que hacía, lo que le pasaba y lo que planeaba hacer. Hace unos años fui a Egipto y había rastro de Ramsés por todas partes. En todos los templos egipcios hay estatuas suyas y jeroglíficos e inscripciones que narran acontecimientos de su vida o de su época. En fin, que los egiptólogos deben disfrutar de lo lindo estudiándolo.

Como decía, el libro de Desroches es una biografía amena, me ha gustado pero he echado en falta algo de crítica hacia el faraón. Vale, fue un tipo grande que hizo grandes cosas en Egipto, pero creo que la autora se ha dejado llevar demasiado por la pasión y no ha sido del todo objetiva. Porque Ramsés II podría ser un tío genial, pero a lo largo de sus más de 90 años de vida digo yo que algo haría mal, ¿no? En algo se tendría que equivocar y, según este libro, era un ser perfecto en todo. Aún así es un libro con el que se aprenden cosas, muy recomendable para quien le guste la Historia y en especial la civilización egipcia.

Ayer terminé de leer una novela titulada Vikingos, de James L. Nelson.
Me gusta mucho la Era Vikinga pero la verdad es que he encontrado pocos libros sobre esa época que me hayan gustado. Y éste no ha sido la excepción. La novela está bien, a ratos entretenida, pero bastante insulsa en general.
En el año 852 los vikingos han llegado a las islas británicas llegando a establecer asentamientos allí, como es el caso de Dublín, o Dubh-Linn como lo llamaron los noruegos.
Thorgrim Lobo Nocturno y Ornolf El Incansable, yerno y suegro respectivamente, navegan en su langskip junto a sus hombres cuando se topan con un barco irlandés el cual abordan. Pero durante en ese saqueo sólo consiguen un objeto: una corona.
Resulta que esa corona tiene un significado especial para los irlandeses y el rey que la ciña gobernará sobre todos los pequeños reinos que hay en Irlanda. Así que distintos grupos de irlandeses y de daneses que también estaban por allí empiezan a perseguir a los vikingos para recuperar la corona. Al mismo tiempo, intrigan y se matan entre ellos.
Como decía, novela entretenida a ratos pero bastante insulsa y simple para mi gusto.


Finales del siglo XV. El cristianismo avanza implacable contra los llamados infieles, dispuesto a reconquistar Granada. Yago, el joven músico ciego que acompaña a la corte de los Reyes Católicos, aprende a percibir la realidad con los ojos del corazón y descubre que el camino hacia el paraíso sólo puede partir del verdadero amor.
Yago es huérfano de madre desde el momento de su nacimiento y también es ciego. Vive al cuidado de su padre, Esteban el Pucelano, que un buen día decide probar suerte como cocinero en la corte de los Reyes Católicos, los cuales van de un lado a otro reconquistando territorios a los moros. A partir de ese momento empieza la nueva vida de Yago.
La novela está muy bien documentada y describe perfectamente lo que debieron ser los últimos años del reino de Granada, bajo el mando de Boabdil. A pesar de ser una obra de ficción, en ella aparecen muchos personajes históricos: los Reyes Católicos, Boabdil, Aixa, Torquemada, El Gran Capitán e incluso Cristóbal Colón tiene un hueco entre sus páginas.
Los personajes perfectos todos, no sobra ninguno. Y las descripciones de la Alhambra y sus alrededores son espectaculares, transmitiendo la magia de sus jardines y la belleza del lugar.
El estilo de Nerea Riesco es muy ameno y fácil de leer. Podríamos decir que la novela se lee sola. Es el primer libro que leo de esta autora y sin duda repetiré.


Por fin he tenido oportunidad de leer la última de Ildefonso Falcones. Tiene más de 800 páginas y me ha sabido a poco, cómo escribe este hombre.
Los herederos de la tierra es la continuación de La Catedral del Mar. Si miles de personas de todo el mundo han disfrutado con estas novelas, si encima eres de Barcelona las disfrutas el doble, porque a través de sus páginas ves tu ciudad en plena Edad Media, y esas calles del centro por donde has paseado cientos de veces te las imaginas en pleno apogeo medieval. Y es que la vieja Barcino es una ciudad con mucha historia desde que fue fundada por los romanos.
La novela empieza con un Arnau Estanyol -el bastaix* que luchó tanto por la construcción de Santa María de la Mar- ya anciano, y se centra en la historia de su hijo Bernat, que se cruza con la de Hugo Llor, un muchacho que sale adelante gracias a la ayuda de Arnau. Hugo sueña con ser constructor de barcos -es hijo de un marinero- pero su sueño se desvanece cuando la familia Puig, enemiga de los Estanyol y que lleva años esperando la venganza, encuentra la oportunidad de llevarla a cabo.
Hugo es amigo de Bernat pero la vida es dura y cruel, y más en la Edad Media.
Al igual que La Catedral del Mar, Los herederos de la tierra es un libro que atrapa desde la primera página, haciendo que retrases el momento de parar de leer. Una gozada.
* Bastaix: El que cargaba y descargaba los barcos en el puerto de Barcelona en la época, lo que viene siendo un estibador. Cuando se construyó la iglesia de Santa María del Mar, los bastaixos de Barcelona cargaban a sus espaldas las piedras, que transportaban a cuestas desde las canteras de Montjuïc. Lo hicieron voluntariamente, sin cobrar.


Suscríbete y recibe las entradas por correo electrónico

Únete a 1 suscriptor

Estadísticas