Paranormal

ANIMALES FANTASMAS


Los parapsicólogos han documentado casos de lo que se conoce como anpsi, fenómenos psíquicos en los animales. Los animales siempre han demostrado habilidades psíquicas en el terreno de la parapsicología, y hay muchas personas que han visto u oído fantasmas de animales.

Se cuenta del estudio de un parapsicólogo que mantuvo en una casa encantada de Kentucky a un perro, un gato, una serpiente de cascabel y una rata. En primer lugar, metió al gato en una de las habitaciones encantadas de la casa. El gato se subió sobresaltado a una de las sillas de la habitación, salió corriendo y se negó más tarde a regresar a esa habitación.

El perro, que también estaba cerca, no paraba de ladrar y aullar, saliendo de la habitación y no queriendo entrar más. La rata no reaccionó, mientras que la serpiente de cascabel salió más despacio de la habitación.

Se cuenta también la historia de tres amigos que vieron el fantasma de un gato en 1900 y escribieron su experiencia para la revista Occult Review. En esa época, era una práctica común usar pseudónimos, por miedo al ridículo, para aquellas personas que habían sufrido algún caso de fenómeno psíquico.

Estos tres amigos eran Thane, Rue e Ilona, que estaban sentados en el salón de Thane, esperando la llegada de la gata Kitty, un gato persa de color gris, al que había ido a buscar el cocinero de la casa. Había noches en las que Kitty tenía que ser obligada a entrar en casa. El cocinero la llamó desde el balcón. La ventana se abrió y apareció un gato en la ventana, que se dirigió rápidamente hasta la puerta.

Los chicos miraron al gato y se dieron cuenta que no era Kitty, sino que era un gato persa negro. Antes de que Thane tuviera a Kitty, había tenido a un gato persa negro, que se llamaba Ruff, quien tenía la costumbre de lanzarse a la ventana cada vez que se abría. El cocinero no había visto al gato negro entrar, y eso que estaba en la ventana llamando a Kitty. Unos minutos más tarde, la gata apareció por la puerta, y el gato persa negro desapareció. Ellos lo buscaron por toda la casa, pero no dieron con el misterioso gato.

Rue escribió que el cocinero les pidió que bajaran a la cocina para ver el extraño comportamiento que adquiría Kitty cada vez que abría el armario. Kitty actuó extrañamente en varias ocasiones más. Algunos días se negaba a dormir en su cesta, y otros días no quería comer en la cocina, y había que hacerlo fuera de la casa.

Mientras Rue observaba, el cocinero cogió a Kitty y comenzó a acariciarlo. A su vez, intentó abrir disimuladamente el armario, sin que Kitty se diera cuenta. Al percatarse, el gato miró al armario aterrorizado, y arañando incluso al cocinero, saltó de sus brazos y salió corriendo despavorido. Algo había dentro del armario que aterrorizaba a Kitty.

Ruff había sido el gato favorito del cocinero, y le había cuidado hasta sus últimos días. El gato murió en su cesta, y desde entonces, el cocinero la había guardado dentro del armario. ¿Quizá fuera tal vez esa cesta y el fantasma de Ruff el que le diera tanto pavor a Kitty?…

LA ISLA DE LOS HORRORES


Poveglia es una pequeña isla que se encuentra, curiosamente, en el más bello entorno que podamos imaginar: en las lagunas de Venecia, cerca del Lido. Allí, a veces, el rebalaje de las olas es capaz de arrastrar restos humanos carbonizados procedentes de la historia más macabra que podamos imaginar.

Europa sufrió una tremenda plaga de peste bubónica en el siglo XIV, pero hubo lugares donde por falta de ayuda o por su extensión, la situación se hizo más caótica y grave. En el caso de Venecia, su situación geográfica motivó que sus habitantes se vieran prácticamente atrapados como si de una ratonera se tratara. Llegó a tal punto la muerte a tomar las calles venecianas que los cadáveres se amontonaban, el mal olor penetraba en cada piedra, en cada gota de agua de sus canales, en su mismo aire. Finalmente, la autoridad decidió encontrar un lugar donde arrojar los cuerpos infectados, y Poveglia fue el lugar escogido.

Allí comenzaron a trasladarse los cadáveres que empezaron a amontonarse en las fosas donde eran quemados. Mientras, en la propia Venecia, el impacto de la peste asolaba la ciudad que se veía abocada a su perdición mientras el pánico se adueñaba de sus habitantes. Pronto no sólo se llevaron a Poveglia a los cadáveres, sino que comenzaron a recluirse allí a los infectado primero y después a todos aquéllos sobre los que había la más mínima sospecha de enfermedad. En pocos años 160.000 personas acabaron sus días en aquella isla.

El corazón de la misma isla, su tierra, se vio mezclado con la capa de restos carbonizados y de los que poco a poco iban muriendo en la isla. Tanto es así que aún hoy día el oleaje de vez en cuando arranca un poco de esa capa de restos.

Pasaron cientos de años y la isla permaneció maldita y totalmente abandonada hasta que en el año 1922 construyeron allí un psiquiátrico. Los locos allí recluidos fueron los primeros en ver extraños espíritus descompuestos que vagaban por Poveglia, pero nadie, por su estado mental, quiso creerlos. Sin embargo, aquel hospital todavía encerraría una truculenta historia. Quien sabe si el mal de la isla influyó de algún modo, pero lo cierto es que el doctor director del manicomio comenzó a experimentar con los pacientes nuevos métodos de curación. Fueron años de lobotomías y trepanaciones hasta que al propio director comenzaron a acosarlo los fantasmas. Asustado y perdida la razón decidió poner fin a sus días tirándose desde la torre del hospital.

Aún así, el doctor no falleció en el acto y cuentan quienes estuvieron presentes que una extraña nube de humo apareció de repente y se introdujo en su cuerpo hasta asfixiarlo.

Aquel fue el final del hospital que hoy día aún permanece cerrado en Poveglia. Sólo una familia fue capaz de intentar comprar la isla, pero no llegaron siquiera a permanecer una noche allí, ya que un extraño suceso que nunca quisieron desvelar, desgarró la cara de su hija, a la que tuvieron que dar 14 puntos.

Desde aquel suceso, salvo los que van a recoger la cosecha de los viñedos allí plantados (pues por la tierra rica en restos orgánicos dan exquisitas uvas), sólo los más atrevidos han osado aparecer por allí, pero todos juraron no volver acuciados por los gritos y lamentos que allí dicen oir, y por la abrumadora maldad que todos parecieron percibir.

(Sobre Leyendas)

EL VAMPIRO DE HIGHGATE (I)


Una figura alta vestida con ropajes oscuros más propios de otra época, y en cuyo rostro destacan dos ojos rojos de mirada hipnótica. Así era el extraño personaje con el cual se toparon varias personas en el histórico cementerio londinense de Highgate a finales de los años 60 y principios de los 70. Según estos testigos, su presencia exudaba malignidad y parecía robarle a uno la energía.

El caso se hizo muy popular en los medios londinenses de la época. Todo tipo de expertos de lo paranormal ofrecían su opinión en las páginas de los periódicos, destacando el presidente de la Brittish Psychic and Occult Society, David Farrant, y el autoproclamado arzobispo de Glastonbury Sean Manchester.

Para Farrant la historia comienza en 1969, cuando a la sociedad que él preside llegan varios informes describiendo extraños encuentros, acaecidos en Highgate, con una misteriosa figura de mirada hipnótica. El propio Farrant afirma haber visto a este ser maligno entre los barrotes de la puerta de entrada cuando, intrigado por los testimonios recibidos, decide pasar una noche en el cementerio. Durante la misma encuentra también varios ataúdes abiertos y un zorro, según él, fallecido en extrañas circunstancias.
Envía entonces un artículo a un periódico local, invitando a los lectores a contar las experiencias extrañas que hubieran tenido en el lugar. Varias personas responden describiendo apariciones espectrales de las que habían sido testigos, aunque solo alguna corresponde con la de la figura entrevista por Farrant y sus informadores.

Otras personas alcanzan a ver al espectro mientras vigilan el cementerio, y descubren además varios zorros muertos con unas extrañas heridas en el cuello y completamente desangrados. Hallan también indicios de que en lugar se celebran ritos satánicos que podrían estar relacionados con el vampiro. La teoría de Farrant consiste, de hecho, en que más que un vampiro en el sentido tradicional se trataría de algún tipo de ser espectral cuyo comportamiento se habría visto alterado por estos rituales.

Convencido de la peligrosidad del llamado vampiro de Highgate, Farrant organiza dentro del cementerio una sesión psíquica con una médium profesional para intentar exorcizarlo. Cuando la reunión esta a punto de comenzar, irrumpe la policía poniéndole fin. Farrant es detenido bajo la acusación de vandalismo. El tribunal le absuelve, pero, viendo que las autoridades no miran con buenos ojos sus actividades, abandona la investigación del caso, aunque no por ello dejará de hablar sobre el tema.

(Continuará)

LA REENCARNACIÓN DE DEMET

Dicen que reencarnarse ayuda a purificar el espíritu viciado de la vida que se ha llevado. Que en cada existencia eres sometido a determinadas pruebas que irán limpiando tu alma hasta conseguir ser un maestro en el plano espiritual.

La sabiduría popular afirma que los niños, en sus primeros años de vida, siguen vinculados a esos recuerdos de tiempos pasados y que pueden llegar a hablar de “otra casa”, “otros padres” e incluso de “otros juguetes”, pero que al adquirir experiencias nuevas los van “borrando”.

El 1 de noviembre de 1998 fallece una joven en un accidente de coche, Atra Kapi, y 28 días después nació, cerca de allí, una niña muy especial llamada Demet. Ésta, desde que supo hablar, empezó a contar una extraña historia: que ella tenía dos madres -incluso decía el nombre de esa otra-, y se ponía nerviosa, temblando y llorando, cada vez que pasaban cerca del lugar donde la infortunada Atra había fallecido “aquí fue donde tuvimos el accidente”, decía. Para su familia, la situación de Demet era un don divino, una forma de ayuda para las personas que mueren inesperadamente.

Al narrar la niña tan minuciosamente los detalles de su “muerte” originó que un investigador decidiera ir más allá y hablar con la familia de Atra kapi. Las versiones de la hermana de ésta y de Demet coincidían de tal manera que uno se estremece escucharlas. Sea o no cierto, Demet es una niña muy especial, sensible y compasiva, y su familia ve en ella la confirmación de su fe.

Las lecturas que se pueden hacer respecto a la reencarnación son varias. La más esperanzadora es la idea de que tenemos una segunda, tercera, cuarta, quinta… oportunidades de redimirnos hasta alcanzar la perfección espiritual y limpiar nuestro. Alivia el peso del existencialismo y atenúa el miedo a la muerte. Quizás sean estos los motivos por los cuales tantas personas se aferran a ella y perciben su existencia de otra manera, como una situación temporal para alcanzar el más allá.

Si te gusta la historia, pásate por mi otro blog
Me gusta hacer fotos
Blogs amigos
Suscríbete y recibe las entradas por correo electrónico

Únete a otros 3 suscriptores

Aviso a navegantes

Casi todas las imágenes de este blog han sido tomadas de internet, exclusivamente con fines decorativos y son propiedad de sus respectivos autores. Si ves una foto tuya en algún post y no quieres que esté, avísame y la quitaré.

Estadísticas