Peña del Jilguero

Hoy la Peña del Jilguero, hermandad secreta de ilustres blogueros de la cual formo parte (faltaría más), celebra su primer aniversario.

Para celebrarlo, nuevo look y vídeo-resumen (o algo parecido).

Si aún no la conoces, entra


Ya sabéis que los jilguerillos de la Peña del Jilguero estamos planeando una escapadita a las Islas Caimán, porque a parte de que nos merecemos unas vacaciones, que trabajamos todos mucho, tenemos que blanquear invertir los dinerillos que obtengamos de la venta de camisetas, gorras y llaveros, para poder producir más camisetas, gorras y llaveros. Es un trabajo muy duro, pero estamos dispuestos a sacrificarnos por la causa jilgueril.

Bien, pues ya he encontrado el hotel donde nos alojaremos. Iremos nada más y nada menos que al Jilton. (Qué duro va a ser esto, pero qué se le va a hacer…)

Pues sí, queridos amigos. La Peña del Jilguero tiene nueva imagen, además la nueva plantilla es modificable del todo, por lo que cada cierto tiempo se pueden ir cambiando los colores y las letras para no aburrirnos. Faltan algunos ajustes, pero primero hay que hacer la siesta que se me pasa la hora.

Los que no conocéis al Jilguero estáis invitados a entrar (click en la imagen).

Hago un paréntesis en mi explicación del finde, para contaros lo que hicimos el sábado por la noche. Se nos había hecho tarde, y decidimos quedarnos esa noche en Tramacastilla que era donde dormíamos. Nos dijo el hombrecillo de los apartamentos que había una fiesta en el pueblo porque celebraban no sé qué santo (ni él lo tenía claro), y había baile con orquesta. Así que nos fuimos a cenar a un restaurante donde nos sirvieron un vino que se podía cortar con el cuchillo de lo espesito que era, luego fuimos a un bar a tomar los carajillos (de ron, por supuesto), y finalmente al baile que nos fuimos. En el baile pedí como es habitual mis Bacardis con Coca-Cola, y acabé bebiendo Cacique con Pepsi (es lo que había). Estaba bastante asquerosillo pero cayeron unos pocos. Y allí fue donde hice la grabación de la espectacular orquesta. La gente que se ve por ahí en medio son los del pueblo, que eran poquísimos habitantes. Todo como muy familiar. Y no sabéis lo difícil que es decir “jilguero”, cuando llevas un cierto nivel de alcoholemia y un cigarro en la boca. Probadlo un día.

Vídeo dedicado a la Peña del Jilguero

Para que veáis que me acuerdo de vosotros cuando me voy por ahí, jilguerillos

Suscríbete y recibe las entradas por correo electrónico

Únete a 1 suscriptor

Estadísticas