Salud

El mal humor es malo para la salud, tanto física como mental. Estas son las 9 razones por las que es mejor dejar los cabreos de lado.


1. Te mueres antes

Investigadores de la Universidad de Iowa han publicado estudios que muestran que los hombres con problemas de control de humor tienen una probabilidad y media más de morir 35 años antes que los que no.


2. Duermes peor

La ira activa la amígdala, la parte del cerebro que maneja el instinto de supervivencia, por lo que te mantiene en una alerta que puede provocar un estado de vigilia con problemas de insomnio asociados.


3. Da dolor de cabeza

Las emociones fuertes pueden desencadenar un pico de las hormonas que generan el estrés, como la testosterona o la adrenalina. Esto acelera el flujo sanguíneo hacia el cerebro, lo que aumenta la presión, pudiendo desencadenar jaquecas y otras molestias.


4. Puede desencadenar enfermedades pulmonares

La respiración también se modifica durante los accesos de ira, por lo que nuestros pulmones también pueden sufrir algunos daños. En periodos largos, esto puede derivar en enfermedades serias que afecten a nuestro sistema respiratorio.


5. Genera ansiedad y depresión

La ansiedad y la depresión son dos procesos que pueden revestir mucha gravedad, además de convertir el día a día en mucho más difícil que si estamos sanos. Cuando estamos enfadados, nuestro cuerpo genera un estado de alerta y tensión, y la serotonina se reduce. Un estado prolongado puede derivar en estos problemas serios.


6. Te pondrás enfermo más a menudo

El aumento de hormonas estresantes en nuestro cuerpo puede debilitar a la larga nuestro sistema inmunológico, haciendo nuestro cuerpo más vulnerable a cierto tipo de enfermedades. De alguna manera, si tu estado general es el enfado, estás haciendo a tu cuerpo mucho más débil y expuesto a que surjan problemas físicos.


7. Mayor riesgo de ataque al corazón

Obvia decir que el corazón es el centro del flujo sanguíneo, por lo que cualquier alteración en el mismo acabará viéndose reflejada el él. El riesgo de sufrir infartos y otras cardiopatias aumenta bastante con estados como la ira, el enfado, etc. sobre todo en situaciones muy prolongadas.


8. Digestión difícil

El «estado de alerta» al que sometemos al cuerpo cuando estamos enfadados envía el flujo sanguíneo hacia zonas necesarias para «pasar a la acción». Sin embargo, también es muy importante durante el proceso digestivo, por lo que si nuestra sangre está ocupada en otras cosas, este proceso no será tan eficiente como debería.


9. Envejecerás antes

Otro de los efectos secundarios de un mal humor crónico es que la piel nota la falta de colágeno, lo cual provocará que la piel tenga un aspecto envejecido mucho antes de lo que sería normal.


Visto aquí

¿Te estás quedando calva? ¿Pronto tendrás el coco como una bombilla? Pues va a ser que la culpa la tiene la comida que te zampas. A continuación una lista de los alimentos enemigos de tu larga y sedosa cabellera.

1. Las harinas. Todo carbohidrato como el pan, los pasteles y las tortas causa que los nutrientes indispensables para el cabello no sean digeridos correctamente. Por lo que es crucial que reemplaces todo tipo de harina refinada por harina integral, la cual tiene mucha más fibra.

2. El azúcar. No querrás saber que todas las golosinas y chocolates que tanto te gustan están influyendo en la caída de tu cabello, puesto que el azúcar que contienen genera la hormona «andrógeno», la cual se asocia con la calvicie del hombre y además causa el desprendimiento de los folículos pilosos al hacerlos más finos.

3. La fritanga. Para nadie es un secreto que las frituras no son nada buenas para el organismo y, según investigadores, la testosterona se ve elevada por las grasas saturadas, por lo que pueden producir calvicie en la juventud.

4. El alcohol. La absorción de todos los minerales básicos como el zinc (que contribuyen a la flexibilidad y crecimiento de los forínculos pilosos) se ve bloqueada por la ingesta excesiva de alcohol.

5. Las cosas light. Por más que afirmen que no contienen azúcar, llevan edulcorantes artificiales que influyen en el debilitamiento y la caída del cabello, a pesar de que muchas creáis que son saludables para el cuerpo por ser «bajos en azúcar».

6. El sushi. El mercurio, que esta comida contiene en gran cantidad, causa la pérdida de cabello de forma progresiva, por lo que este plato japonés puede ser dañino para la salud de tu melena por más bajo en grasa y delicioso que sea (que, por cierto, yo lo encuentro asqueroso).

7. Los alimentos bajos en proteínas. Cada vez que vayas a empezar una dieta debes agregar alimentos que tengan bastante proteína porque, en caso contrario, harás tu cabello más fino y débil.

Fuente aquí.

La homeopatía es un tipo de medicina alternativa creada hace 200 años por Samuel Hahneman. Se basa en dos principios, el primero de ellos afirma que una sustancia que provoca los mismos síntomas en el cuerpo que una enfermedad posee propiedades curativas de la misma. El segundo afirma que un principio activo es más eficaz cuanto más diluido esté en agua. Evidentemente estos fundamentos están muy alejados del método científico, por lo que la homeopatía está catalogada como una pseudociencia.
Vaya por delante que yo no creo en la homeopatía y nunca he usado ningún producto homeopático. Ante un problema de salud, me da más confianza la medicina convencional. Pero me llama mucho la atención la cruzada iniciada hace ya tiempo contra la homeopatía.
Existen unos cuantos blogs dedicados a la divulgación científica, cuyos autores tienen de científicos lo mismo que yo, o sea nada, los cuales hace algún tiempo parece que se pusieran de acuerdo para atacar despiadadamente a la homeopatía. Como resultado empezaron a aparecer por los blogs artículos en contra de esta pseudociencia, uno detrás de otro. Es curioso, pseudocientíficos atacando a una pseudociencia.
Ahora son los farmacéuticos los que se han unido para pedir a las autoridades que quiten la homeopatía de las farmacias. Un farmacéutico sí que tiene estudios científicos por lo que puede hablar con más conocimiento de causa que un bloguero con ínfulas, pero a fin de cuentas no deja de ser una persona que regenta un establecimiento comercial en el que vende productos. Y estos productos, sirvan para algo o no, le dejan un beneficio. Y me pregunto, si yo tuviera un comercio ¿pediría a las autoridades que me prohíban vender parte de las cosas que vendo, perdiendo así beneficios? Yo creo que no, lo que me lleva a hacerme la siguiente pregunta: ¿quién está detrás de este asunto, las grandes empresas farmacéuticas, quizá? Y ya puestos, si los farmacéuticos no quieren vender productos homeopáticos porque no son medicamentos, que tampoco vendan maquillaje, ni parafarmacia ni pasta de dientes, que tampoco son medicinas.
Está claro que la homeopatía no cura enfermedades, pero sí puede tener un efecto placebo haciendo que el enfermo, aunque no se cure, se sienta mejor al menos anímicamente. No te curará, pero tampoco te hará daño, por lo que llego a la conclusión de que la homeopatía no es mala y no debería prohibirse ni limitarse.


Esto lo he visto varias veces en la última semana pero pensaba que se trataba de alguna broma de las que circulan habitualmente por la red. Hoy lo he vuelto a leer, esta vez en la prensa seria, así que la cosa parece que es real.
Se descubrió en una ciudad alemana que los jóvenes se están apuntando a una nueva moda. Alguien ha hecho circular por internet la información de que un tampón empapado de vodka produce embriaguez sin que te huela el aliento a alcohol cuando llegues a casa.
Por supuesto esto es totalmente falso y los médicos advierten de que el alcohol puede dañar las paredes vaginales. Esta nueva forma de emborracharse (o de intentarlo) también tiene sus adeptos entre los chicos que se introducen el tampón por vía anal.
Ya se han dado casos de adolescentes que han tenido que ser atendidos en centros médicos por hacer esta burrada.
Está muy bien tomarse unas copas de vez en cuando pero por favor, en vaso y con unos hielos.


Suscríbete y recibe las entradas por correo electrónico

Únete a 1 suscriptor

Estadísticas