WTF

O los conductores de tranvía bielorrusos tienen mucho temple o tienen horchata en vez de sangre.

Deben estar acostumbrados a este tipo de percances, porque ni se inmutan.

Cuando he visto esta noticia lo primero que he pensado es que esto no puede ser verdad. Pero quién sabe, hay mucha gente zumbada por esos mundos. Una joven de 20 años llamada Noorul Mahjabeen Hassan siente una especial atracción por los objetos y dispositivos electrónicos.

Es estudiante de matemáticas y asegura que hace poco tuvo un idilio con una calculadora y que ahora piensa casarse con un nuevo y apuesto “pretendiente”: un juego de Tetris.

«Creo que Tetris es tan hermoso. Lo quiero mucho y experimento una inmensa sensación de satisfacción con él. Tengo una fuerte conexión amorosa», indica en una entrevista en el Mirror.

La muchacha, eso sí, aclara que no se trata de fetichismo, ya que ahí hay «algo más romántico que la simple atracción sexual. Tengo sentimientos reales y estoy conectada emocionalmente».

Noorul también comenta que hace un tiempo se sintió muy atraída por un iPod, un GPS y que su noviazgo “más largo” fue con una calculadora.

Pero la pasión se terminó y Noorul centró sus miradas en el famoso juego de encajar bloques. En pocas semanas, su corazón volvió a latir con intensidad porque había encontrado el “amor” de su vida. Y, ahora, no se puede separar de su consola siempre preparada para satisfacer sus deseos más íntimos.


Visto en 20 Minutos

Suscríbete y recibe las entradas por correo electrónico

Únete a 1 suscriptor

Estadísticas