TELEFÓNICA Y MI CALVARIO PERSONAL

Todo empezó en agosto, cuando mi hermana y yo decidimos mudarnos a casa de mi madre. Resulta que mis padres tenían contratado el dúo de teléfono e imagenio, pero no el adsl (internet lo tenían con Ono). Como a nosotras en casa nos iba muy bien internet con telefónica, decidimos pasarnos del dúo al trio, es decir, además de lo que había contratamos el adsl. Llamé y me dijeron que todo perfecto, en pasar 24 horas tendría internet. Aquí empezó el suplicio; al cabo de una semana (sin internet) llamé y me dijeron que sí, que la conexión la tenía, pero sin configurar. Me mandaron un técnico, me lo arregló. A los dos días yo volvía a estar sin conexión. Volví a llamar, esta vez ya de malas maneras y amenazándoles. «Reinicia el router», era la respuesta; «tengo el dedo pelao de reiniciar el router» decía yo. «Déjame un teléfono y en 15 minutos te llama un técnico» (aún estoy esperando esa llamada desde hace dos meses). Después de diversas comprobaciones, llegaron a la conclusión de que mi router estaba defectuoso; «sí, es normal, de este modelo de router salen casi todos defectuosos, estamos avisando a los abonados para cambiarlos» me dijo la chica. «Joder! pues por qué me lo ponéis si sabéis que va mal». Bien, vino un ténico y me cambió el dichoso router. Resultado: La tele se bloquea, internet (supuestamente a 6 megas) me va más lento que nunca, cada 5 minutos se me va la conexión, mi ordenador a ratos no me detecta mi red pero sí detecta las redes de todo el barrio. Ayer por la noche ya no pude más y volví a llamarles, esta vez pedí directamente por el departamento de bajas. «Quiero que me des de baja todo, hasta la línea de teléfono». Expuse los motivos, y a los 10 minutos recibí un mensaje al móvil en el que me comunicaban que la «incidencia» había sido reparada. De momento, ahora parece que internet me va rapidito y aún no se me ha caído la conexión. A ver lo que dura. Conclusión: Para que te hagan caso hay que llamar a los sitios con mucha mala leche y de entrada exigir que te den de baja. Sólo así parece que se empiezan a mover. El trío de telefónica cuesta unos 90 euros al mes, eso es un pastón para permitir que te vayan toreando.

1 comentario en “TELEFÓNICA Y MI CALVARIO PERSONAL”

Despáchate a gusto. Estás en tu casa