UN ROBOT-NIÑERA PARA CUIDAR A LOS NIÑOS JAPONESES

Una compañía japonesa anunció este martes que ha puesto a la venta un robot niñera que evitará a los padres el problema de buscar a alguien con quien dejar a sus pequeños. De 1,40 metros de altura, el ingenio puede llamar a los niños por sus nombres e incluso dirigirles algunas palabras.

De colores amarillo y blanco, el robot se vende en una tienda de la empresa Aeon Co. situada en la ciudad de Fukuoka, al sur del país. Si los padres quieren dejar a sus hijos con él, deben colocarles insignias especiales con códigos, que son descifrados por la máquina. Eso le permite identificar a los niños por sus nombres y edades, y hablar con ellos, aunque su vocablario sea limitado por el momento.

Esta máquina, desarrollada junto con el principal creador de robots Tmusk, también puede utilizar un proyector colocado en uno de sus ojos para lanzar mensajes de advertencia, o mostrar fotos que ha tomado con una cámara instalada en el otro ojo.

Tmsuk y Aeon tienen intenciones de desarrollar aún más esta tecnología para destinar robots a otras tareas. Las futuras posibilidades incluyen robots que guían a los clientes a través de los pasillos del comercio, llenando sus carritos.

Otro objetivo es que los niños se acostumbren a los robots, cuya utilización será cada vez más difundida en la vida cotidiana japonesa. Y es que a medida que declina la población nipona, las empresas utilizan cada vez más a los humanoides como encargados de seguridad, recepcionistas y en otras responsabilidades.

Fuente: AFP

Una respuesta a UN ROBOT-NIÑERA PARA CUIDAR A LOS NIÑOS JAPONESES

Despáchate a gusto. Estás en tu casa

Si te gusta la historia, pásate por mi otro blog
Me gusta hacer fotos
Blogs amigos
Suscríbete y recibe las entradas por correo electrónico

Únete a otros 3 suscriptores

Aviso a navegantes

Casi todas las imágenes de este blog han sido tomadas de internet, exclusivamente con fines decorativos y son propiedad de sus respectivos autores. Si ves una foto tuya en algún post y no quieres que esté, avísame y la quitaré.

Estadísticas