La cosa ha ocurrido más o menos así: En los disturbios de estos días en Baltimore, EEUU, un joven encapuchado está lanzando piedras a la policía… hasta que llega su madre y se lo lleva de allí a collejas. Vamos, que a la buena mujer sólo le ha faltado quitarse la zapatilla.



Despáchate a gusto. Estás en tu casa

Suscríbete y recibe las entradas por correo electrónico

Únete a 1 suscriptor

Estadísticas