Y llegó el invierno

Pues ya está aquí el esperado ─o no─ invierno. Concretamente el solsticio de invierno se producirá este año a las 17.28 horas de hoy en la España peninsular (16.28 horas GMT), momento en el que el sol esté sobre el trópico de Capricornio.

A mí no me gusta el invierno. Odio pasar frío y que haya tan pocas horas de sol, pero qué se le va hacer, es lo que hay cada año.

Un hecho no relacionado con el inicio de las estaciones se da también en esta época: el día del perihelio, es decir, el día en que el Sol y la Tierra están más cercanos entre sí. Es esta mayor proximidad al Sol la causa de que la Tierra se mueva más rápidamente a lo largo de su órbita elíptica durante el invierno (según la conocida como segunda ley de Kepler). Es por ello que esta estación sea la de menor duración. En esta ocasión, el máximo acercamiento se dará el próximo día 3 de enero del 2018, siendo la distancia de algo más de 147 millones de kilómetros.

Durante el invierno, el cielo matutino estará dominado por Marte, Júpiter y Saturno, y el vespertino por Urano, al que se unirá Venus a mediados de febrero. En la noche del 31 de enero habrá un eclipse total de Luna que será visible en Asia, Australia, el Pacífico y Norteamérica, pero no en España. Tampoco aquí se podrá apreciar el eclipse parcial de Sol que tendrá lugar el 15 de febrero, que sí será visible en la Antártida, Argentina y Chile.

La primera luna llena del invierno se dará el 2 de enero del 2018. Las otras se registrarán el 31 de enero y el 2 de marzo de 2018. El invierno también dejará lluvias de meteoros. La primera de esta estación y, por tanto, del año, será la de las Cuadrántidas, cuyo máximo pico de actividad se da hacia el 3 de enero, y se podrá ver sin necesidad de telescopios.

Las personas sensibles a los cambios de temperatura serán propensas a sufrir más dolores de cabeza. La hipótesis, según algunos estudios, los cambios circulatorios en los vasos sanguíneos. El invierno también se asocia con la depresión, con el denominado trastorno afectivo estacional. Se explica por varias razones: la ausencia de luz solar. Puede causar ausencia de apetito, fatiga, somnolencia, irritabilidad o pérdida del deseo sexual. Lo bueno del invierno, sin embargo, es que después llega la primavera.

1 comentario en “Y llegó el invierno”

  1. el invierno me remite a los recuerdos de mi infancia cuando peloteando de noche en una pista cerrada (el contorno de aquella pista es igual al «enterprise» de star trek, para que se tenga una idea) mis amigos y yo paliábamos el frío.

    saludos

    Responder

Despáchate a gusto. Estás en tu casa